Mr Big - (1991) Lean Into It

caratula-Mr Big-1991-Lean-Into-It

por: Entwistle

Nos encontramos con esta genial banda que se apunta un tanto con cada nuevo LP. En este caso tenemos el segundo disco de Mr Big. Después de un imprescindible álbum de debut (el mejor de su carrera para muchos) dejaron caer esta joya del Hard Rock, en mi opinión mucho más completo que su predecesor, y con mucho más feeling.


La banda:

Billy Sheehan – Bajo
Paul Gilbert – Guitarra
Pat Torpey – Batería
Mr-Big-1991-IEric Martin – Voz

Track List:

1- Daddy, brother, lover, little boy (the electric drill song)
2- Alive and kickin´
3- Green-tinted sixties mind
4- Lucky this time
5- Voodoo kiss
6- Never say never
7- Just take my heart
8- My kinda woman
9- A little to loose
10- Road to ruin
11- To be with you

Desgranémoslo:

"The electric Drill song" es indudablemente un magnífico comienzo de álbum, en el que se notan sus intenciones de dejar claro que asentarán lo que demostraron en su primer LP: las ganas de decir que el hard rock seguía vivo a pesar del decaimiento de principios de los 90. La banda en estado de gracia pegando fuerte a través de un auténtico muro sonoro. Especialmente notable la voz de Eric Martin desgarrando hasta el último sonido de ese estribillo casi sin aire. Sin tiempo a recuperarnos llega "Alive and Kickin", otra ostia en la cara. Siguiendo al amo de la canción, el gran Sheehan, se conforma un tema rápido y pegadizo que después de un solo genial llega a un interludio en el que el mamón del rubio nos vacila con sus cuatro cuerdas mientras va conformando una atmósfera de confianza para terminar rompiendo de nuevo con ese estribillo que se mete en tu cabeza y te hace tararearlo sin parar.


Con una gran introducción de guitarra comienza "Green tinted sixties mind". Un nostálgico recuerdo a los sesenta en forma de un medio tiempo alucinante, con mucho sentimiento. Esos agudos del bajo meten una melodía de apoyo muy bonita para las guitarras, que llegan a un solo con mucho feeling del gran Gilbert. Después del estribillo se llega a un final perfecto para este tema, decayendo poco a poco.


Y llegamos a la gran joya del álbum, otro medio tiempo precioso, impecable, con toda la banda poniendo su sentimiento en la canción logrando una pegada sensacional en cada nota, desde esa guitarra resaltada del principio hasta el ritmo soberbio impuesto por el dúo Sheehan-Torpey pasando por la voz de Martin dejando caer cada verso, cada estrofa. Un monumento musical esta "Lucky this Time.

Mr-Big-1991-IIDespués de ese monumental cuarto tema tenemos "Vodoo Kiss", con un comienzo desconcertante, acústico, para soltar de repente otro tema dinámico, muy Mr. Big. Se trata de un tema más agresivo que los dos anteriores; agresividad debida sobre todo al compás rítmico que sustenta a la canción. Cuando un ritmo está trabajado se nota, el dinamismo que el bajo-guitarra rítmica dejan aquí es notable. Otro genial y experimental solo del amigo Paul en el que deja ver su maestría a las 6 cuerdas. El momento final del solo, con la guitarra desvaneciéndose mientras suena ese tapping en el bajo, de lo mejor del disco. Enlazamos directamente con "Never say never", otra demostración de pegada y fuerza. Esto es hard rock puro, música vacilona y “sencilla”, entendiendo esto como fácilmente asequible. Es que te acercas al género con temas como este y ya te quedas enganchado (algo así me pasó a mí). Una letra en la que se deja ver el disgusto hacia una mujer que no ha sido buena cierra el ciclo de lo que es hard rock ochenteno: música sencilla y directa, feeling y menciones a las chicas malas que tan de cabeza nos traen (a no ser que seas Coverdale, que en vez de regañar advierte de que los malos somos nosotros).

Y como no podía faltar, balada al canto, que creo que se puede definir como mágica. Nos encontramos en "Just Take my Heart" un tempo muy marcado, con las notas cayendo prácticamente una a una entre fraseos del bajo y la melodía acústica de de una guitarra. La temática es similar a la del anterior tema, sólo que lo que antes era rabia ahora es tristeza y frustración. De nuevo Gilbert redondo imprimiendo sentimiento y dulzura.


Volvemos a la fuerza con "My Kinda Woman" para dar otra lección de Hard Rock con mayúsculas. Gancho y rabia para la cuesta final del LP.  Un comienzo lento y reflexivo marca "A little to loose", un tema con una cadencia brutal, casi agónica, que te hace pedir que rompa una y otra vez. Pero estos señores saben dosificar su música para que se pueda saborear bien, y eso es justamente lo que hacen aquí, desgranar poco a poco hasta que de repente notas que la canción es redonda tal y como está, con esa cadencia lenta que te hace estar espectante. Un tema que deja un sabor añejo cuando suena, como a blues, de bareto lleno de humo y vasos de whisky. Un solo fenomenal, distorsionado, lento acompañado por un bajo perfecto termina de conseguir que el tema pase en un suspiro, dejándonos con ganas de más. El final coreado, simplemente perfecto.

Esto se va terminando, y para que la despedida no sea dura nos dejan "Road to Ruin", otro tema muy hardrockero, muy Mr. Big, de nuevo con ese ritmo fiestero que tiene en esos magníficos detalles del bajo, con su sonido cálido y acogedor, su seña de identidad (como suena este bajo dios). De nuevo un solo vacilón a la par que técnico marca de la casa redondea este tema.

Y como epílogo la archiconocida "To be with you", una balada acústica muy bonita y co un ritmo peculiar de la que todo el mundo conoce hasta la última nota. Aunque en mi opinión pierde un poco frente a "Just Take my Heart", no deja de ser un cierre de disco genial.


Todos los músicos soberbios, en plena madurez, que, en mi opinión firman un disco más completo que el primero, más maduro y elaborado, muy variado y ameno, que hace que tres cuartos de hora de tu vida pasen sin que te des cuenta, pero eso sí, con mucho gusto.

Comentarios