El circo de los tiburones

foto-great-white
     Tras años de incorruptibilidad, el núcleo de una de las bandas de hard rock más genuinas y estables que nos ha regalado la historia ha tocado a su fin. Y es que, amiguitos, parece que Mark Kendall y Jack Russel han partido peras y separado sus caminos hasta el punto en que, hoy por hoy, se vuelve a repetir el absurdo síndrome L.A. Guns con dos versiones de la banda girando simultáneamente. Y es que, por si fuera poco perder la sutil química que sólo entre ellos dos podía surgir, los fans de Great White nos encontramos ante una vorágine de mierda entre dos bandas incompletas que se demandan mutuamente, hasta que una se quede con los derechos del nombre o bien, quede patente la superioridad de una sobre la otra y se retire del circuito (véase también el síndrome L.A. Guns).



     Para ponernos en situación, se emitió un comunicado de los Great White supuestamente oficiales en el cual, pitera por delante, dejaban fuera de la banda a Jack Russell con la única posibilidad de retorno de someterse a análisis semanales en los que se comprobara que había abandonado sus numerosos "vicios", y asistir a terapias para reforzarlo. El argumento esgrimido para el acto, muy loable por su parte, fue el descenso de la calidad de las actuaciones del grupo, viéndose obligados en varias ocasiones a cancelar o a sustituir al vocalista por Paul Shortino (Rough Cutt, Quiet Riot...) o Terry Ilous (XYZ). Resumiendo, que por su parte parece que el fulano (Terry, que también lleva sus años a la espalda en el mundillo) les ha cuadrado bastante bien y ni cortos ni perezosos, el resto de miembros han sacado a Jack Russel por la puerta de atrás.

     Según el bueno (y vicioso) de Jack, se encontraba convaleciente de una operación cuando se enteró del tinglado y se ve que no quiso pasar por el aro, ni intención llevaba de hacerlo. Ni corto ni perezoso y también pitera por delante, que en el mundillo del rock es algo que abunda (sino con qué os creeis que se llenan las mallas?), va y forma su propia versión de Great White con unos tíos que según se ve, tocaron en la banda antes de la llegada de Kendall y Lardie, lo cual me recuerda inevitablemente de nuevo a síndorme L.A. Guns de cuando Tracii fichó a Paul Black para girar con él, un personaje anecdótico en la trayectoria del grupo que fue vendido como vocalista original.

     Así que el circo está servido, por un lado nos espera para el próximo Mayo un nuevo disco de "Great White" llamado Elation, que veremos como sale aunque sin Jack Russel es difícil de concebir, y un nuevo DVD con Terry Ilous, y por otro Jack estará dando por el culo hasta demostrar que él tiene los derechos del nombre, ya que en cierto modo él fue el que creó la banda en el 78 y los músicos vinieron después. Triste situación para una de las bandas más grandes e infravaloradas de la historia del Rock, que desde luego no dirá mucho en su favor.

Comentarios