Riot - (2011) Inmortal Soul

Riot-2011-Inmortal Soul

     Como si de un acto premonitorio se tratase, este Inmortal Soul es, ha sido y será, el último disco de Mark Reale. Hace unos meses que una larga enfermedad nos lo arrebató al fin, pero su alma está ligada a sus canciones y afortunadamente tuvo tiempo de regalarnos otro pedacito de ella antes de abandonarnos. Muy cacareada era la reunión de la formación del Thundersteel con Tony Moore de nuevo a las voces, lo que sonaba más a intento sacacuartos con poco que ofrecer y mucha nostalgia que recaudar, al final ha resultado en un disco excepcional que pone el listón muy alto a las grandes bandas que presumen de serlo.

     Riot no bajaron nunca la guardia, no murieron con el Privilege of Power, sobrevivieron a los 90 y en la última década siguieron sacando buenos discos, tal vez en un rollo algo más melódico y Hard Rockero, dentro de su potencia y madurez habitual y gracias al portentoso vozarrón de Mike Dimeo, sin embargo apostaron por revivir el espíritu que los hizo grandes y el resultado ha sido buenísimo. En Inmortal Soul encontramos a los Riot más rapidos en una década, un sónido acorde a la potencia de las producciones actuales enfundados en un Tony Moore pletórico, y es que cuando se combina el sonido técnico, melódico y veloz de Mark Reale con las líneas de sus voces y la potencia de sus coros se rememora ese espíritu que impregnó de magia su etapa mítica, dignificando la altura del nombre y las expectativas ilusorias ¿Thundersteel 2? que su leyenda merece.

     Su retorno al sonido clásico se dispara con "Riot", una auténtica revuelta para los oídos, un tema de vértigo, riff veloz y voces afiladas, headbanging puro culminado en estribillo para corear puño en alto y dar gracias al heavy por desestresar tanto. Le sigue "Still Your Man", melodías jebilonas en voces y guitarras, gran solo, tremendo puente y mejor estribillo para un tema que lo tiene todo.

  
     Con "Crawling" tenemos un poco de tregua, melodías orientales en un medio tiempo que te atrapa en su atmósfera embriagadora, permitiéndonos tomar aire para encarar "Wings Are for Angels", otro tema rápido, legado de Thundersteel, rápido y contundente con un Tony Moore no tan chillón como en el arranque pero con su buen hacer habitual y otro gran solo de Mark Reale. "Fall Before Me" se opone a la línea clásica del grupo en un tema de corte más moderno, un medio tiempo de aire más actual de fraseados tranquilos y para mí gusto, uno de los mejores puentes y estribillos del disco, con esas voces dobladas de Tony en los coros que se vienen repitiendo a lo largo del disco y que personalmente, a servidor le vuelven loco.

     Vuelta a la marcha con "Sins of the Father", más temas rápidos, un tema tal vez sin tanto gancho como sus predecesores al que uno se acaba enganchando por esa guitarra frenética que dirige el tema. Con "Majestica" tenemos una instrumental bonita y melódica, que nos enlaza al tema homónimo del álbum, "Inmortal Soul", medio tiempo abierto al lucimiento de Tony Moore en sus tonos medios, una delicia melódica, no alcanza el nivel de complejidad del resto del álbum pero resulta agradable y pegadiza, puente perfecto para "Insanity", un tema heavy de menos corte speedmetalero que el resto del disco, y uno de esos estribillos que transmiten buen rollo.


     Enganchamos "Whiskey Man", una de mis favoritas del disco, no por nada en especial he de confesar, no es un tema brillante como viene desplegando el disco pero tiene su dosis de mala leche, y me he aficionado al estribillo: Please call me whiskey man, when the bottle is in my hand, además dice son of  bitch en el puente, y servidor agradece que en el heavy se abandone lo políticamente correcto de vez en cuando. Con "Believe" tenemos un tema de corte más pesado y actual, sin llegar a saturar, antesala del tema que cierra el disco, un magistral "Echoes", punteo genial para dar una atmósfera agónica, con Tony Moore de nuevo pletórico en el puente y un estribillo de corte melódico y pegadizo, broche de oro para posiblemente el que fuera el mejor disco de Heavy Metal del año 2011.

     Riot volvieron para dar a sus fans lo que querían desde hace años y dudo mucho que hayan decepcionado a alguien, puede que no les hayan camelado como a mí, pero siempre han sido un grupo con un gran nivel en cada una de sus entregas. A día de hoy el futuro es incierto, Mark Reale aguantó el timón del grupo en los comienzos, en la fase popular del grupo y cuando tocó viajar a la deriva, por lo que pensar en que el grupo continúe sin él es poco menos que sacrilegio, aunque cosas más raras se han visto en este mundo. Puede que retirarse con este disco fuera lo correcto, dejando el pabellón bien alto y la leyenda impoluta de un grupo que sobrevivió a las modas a base de talento y trabajo duro, y al que me gustaría homenajear con mi tema favorito de su extensa discografía, típico tal vez, pero una obra maestra:

Comentarios