Manowar - (1988) Kings of Metal

Manowar-1988-Kings-of-Metal


por: Punisher
    
Difícil tarea se me presenta hoy. Honrar a uno de los grandes nunca fue fácil, y este al que le dedicamos nuevo capítulo es uno de los más grandes discos de metal de todos los tiempos. Rotundo, directo, completo y demoledor solo son paliativos para unos Manowar que estuvieron soberbios en la composición de tan grandioso álbum, y a los cuales echamos de menos cada vez más a menudo por culpa de unos últimos trabajos que  no volvieron a brillar como el disco que les ascendió al olimpo de los dioses del metal.

foto-manowar-1988
Ciertamente lo rompieron, con un puñado de temas al máximo nivel de caña sonora, lanzados con unos estratosféricos solos de su antiguo guitarrista Ross The Boss, empujados por la brutal sección rítmica del bajo de Joey de Maio y el fallecido Scott Columbus, y por supuesto aderezados con la guinda de los registros vocales de uno de los mejores front-man de la historia del heavy metal, sino el mejor, Eric Adams. Todo ello encerrado tras una portada épica del ya mítico Ken Kelly.

Pero pongamonos en canción descubriendo que estaban urdiendo los futuros Reyes del Metal allá por 1988. Asi que "Wheels of Fire" nos recibe con sus ruedas chirriantes y su velocidad demoledora. Primer track del álbum y posiblemente el más enérgico y rápido, nos prepara para lo sucesivo con una percusión al galope, un estribillo pegadizo y unos agudos excelsos. Muy buen tema como presentación de intenciones, muy en la línea de "Black Wind, Fire and Steel"



El segundo corte es posiblemente uno de los temas más conocidos de la carrera de los neoyorquinos. ¿Quién que se precie de ser amante del metal no ha escuchado "Kings of Metal", unos cuantos cientos de veces a todo volumen?...Pues eso, temazako que ruge, completado con un gran solo y adornado con letras irónicas, bravuconas y dignas de hombres que no verterían lágrimas aunque estas curaran el cancer. True Metal a saco...y al que no le guste que Salude y Muera.

Pero entre tanto ruido, motos, gasolina y cuero hay momento para la reflexión y la balada. "Heart of Steel", cumple el papel del elemento tranquilo y sosegado en el caos de metales pesados. Sin embargo resulta ser de una serenidad y madurez que impresiona. Excelente el piano que acompaña la voz de Eric Adams al inicio del tema dandole un halo trágico al asunto. Interpretación sublime por parte del vocalista y una vez más el apartado musical inmejorable, Ross the Boss, sobresaliente en todo el disco y la sección de bajo y bateria activada en un medio tiempo hacia la mitad del corte repiquetea directa a tus venas en el estribillo.



foto-manowar-1988"Sting of the Bumblebee" es la adaptación a las líneas del bajo de DeMaio a uno de los grandes clásicos de la música culta. Joey nos demuestra su virtuosismo con este instrumento lanzando notas entre sus dedos a toda velocidad. Si habeis estado en un concierto de Manowar sabreis de lo que hablo. Poco despues surge una golosina lanzada desde los tiempos inmemoriales, "Crown and the Ring" se alza como el gran momento épico y grandilocuente del disco, todo un coro de guerreros originalmente grabado en una catedral gótica. Desearéis que en vuestro entierro suenen en vuestro honor las notas de ese organo majestuoso.

"Kingdom Come" es el siguiente eslabón de la cadena y se convierte en una vuelta a la intensidad de los primeros temas del disco. Excelente aportación vocal de Eric Adams, pone los pelos de punta los agudos y gritos que es capaz de aullar, imperial.  "Pleasure Slave" quizás es el punto más bajo del álbum, que no por ello quiere decir que sea mala, de hecho creo que es mucho mejor que parte de las cosas a las que se ha dedicado la banda ultimamente.

Y llegamos en mi opinión al momento climax con "Hail and Kill", uno de los mejores himnos de la historia de Manowar, brutal en todas sus facetas. Tralla, tralla y más tralla que te ponen en orbita desde el minuto 1,24. Antes, una evidente ocultación de intenciones, con un comienzo lento que acaba en un silencio de varios segundos para luego descargar la furia del grupo en un carrusel de potencia y velocidad. Señores esto es Heavy Metal.



Después momento de contar batallitas en la hoguera, ruidos de espadas, caballos galopando etc...todo narrado a través de un abuelo a su nieto. Otro momento épico y es que "The Warrior's Prayer" nos descubre la historia de los cuatro grandes reyes del metal. O lo que venía a ser en las clases de inglés el "Listening".

Acabemos y vamos a terminar las cosas bien, eso debió pensar el cuarteto pues con "Blood of the Kings" se clavaron un final a la altura de las circustancias. Broche de despedida con un temazo muy de la vieja escuela que recuerda a sus primeros trabajos.

En definitiva...un grandísimo disco que sin duda podríamos incluir en el A,B,C, de la materia que nos ocupa. Obligatorio añadir a los ya míticos Number of the Beast, Black Album, British Steel, Back in Black..... que todo metalero ha escuchado en sus comienzos y por último ha  prestado para enganchar a su primo pequeño a nuestra religión. Testigos que nos devuelven a un tiempo en el que esta música más que otra fue cosa de Reyes del Metal.

Comentarios