Miss Diciembre - (2012) Fuckin' Sleaze

Miss-Diciembre-2012-Fuckin-Sleaze

por: Jalbreaker

     Ou Yeah! Miss Diciembre han vuelto a patearnos el culo en un delirio angelino con regusto ochentero. El sucesor de su magnífico Biografía del Marqués de Sade de 2007, pone sobre la mesa el esfuerzo que la banda ha realizado por sacar al mercado su mejor versión, un disco que se regrabó en busca de una mejor producción, no en vano viajaron hasta Suecia para trabajar con Rickard Löfgren, productor de grupos como Mama Kin o Enforcer para conseguirlo.



     Los maños siguen la estela perfilada en su anterior trabajo, mostrando una banda más engrasada con la macarrería esencial que hace de Miss Diciembre una delicia anacrónica, sucia y potente, con un buen puñado de canciones pegadizas para corear. Es muy notable y todo un acierto la mayor presencia de teclados en los temas, dando más empaque y sabor añejo rockero a los temas. Pero no nos engañemos, Fuckin' Sleaze es un producto del S. XXI, inspirado en la lejana escena angelina de los años ochenta, con la potencia y la frescura de la corriente hardrockera que revoluciona el panorama en el norte de Europa.

     Abrimos el disco con una breve intro instrumental que desemboca en "Clasificada S", una apertura asequible (sin llegar al orgasmo) en la onda gamberra de siempre, que deja claro que Miss Diciembre siguen siendo los mismos y vienen con ganas de marcha. Se entrecorta una guitarra para reventarnos la entrepierna en el riff macarra de "Baby Vodoo", temazo demoledor con un puente y estribillo que son carne de directo. "Gran Torino" se abre paso con un hipnótico riff en un tema que podría reflejar a la perfección la esencia del grupo, sexo, alcohol y carreteras (problablemente en éste orden).

     Los teclados de Mucker impregnan "Motherfucker Rock&Roll" de eso mismo, esencia rockanrolera pura y dura en un tema gamberro a más no poder, que pasa a dar la sorpresa con "Eva", un comienzo que roza lo sublime cuando el teclado se queda solo y Afrodissian se pone tierno, asi que sí, ojipláticos al contemplar que se han atrevido con una powerballad en toda regla, registro inexplorado hasta la fecha que superan con éxito, todo hay que decirlo, y con un señor solo de guitarra.

     Tras el momento lacrimógeno creacionista para arrimar cebolleta, disparamos la segunda parte del disco con "Niña Veneno", cañonazo de estribillo hímnico, uno de los momentos estelares de este disco que termina de explotar en "Nasty Baby", sendos temazos de puro Hard Rock que suponen dos valores seguros para el directo y que, como pudimos comprobar en la presentación del disco el pasado 22 de Septiembre en La Casa del Loco (amén de en unos cuantos directos previos), son pelotazos imprescindibles que vuelven loca a parroquia.

 

    Cambio de tercio inicial con esa guitarra a lo Running Wild que abre "Piratas del Caribe", un tema brabucón y pegadizo sobre el turismo caribeño con mucho sentido del humor (y verdades como puños). Otro de los momentos álgidos del disco lo encontramos en "Días de Vino y Rosas" (que después de años de escucharlo en directo por fin lo tenemos en CD), temazo inspirado que huele a estrella nostálgica y decadente fundida en un estribillo magnífico.

     La batería de Animal Bilbi abre uno de los temas más macarras del disco, que no es otro que "Wonder Woman", y a buen seguro nos despierta una sonrisa nada más escuchar las primeras estrofas de la letra. Para cerrar con buen sabor de boca, "Bultaco" es la encargada de poner la guinda al pastel en otro de los himnos del disco, otro temazo angelino que nos hará saltar y corear, y por supuesto indispensable en sus directos desde mucho tiempo atrás.

     Y así termina uno de los lanzamientos más interesantes del año, una propuesta que evoca un pasado que parecía perdido en el que da gusto sumergirse, y además en castellano. Pero... un momento, tras 3 minutos de silencio el disco retoma su marcha con un medio tiempo llamado "Miss Diciembre", que, como no podía ser de otra forma, han incluido en la pista 69. Bravo.

Comentarios