Magnum - (1986) Vigilante

Magnum-1986-Vigilante

por: franmartin

Magnum es uno de mis grupos preferidos. Siempre ha sido uno de esos grupos que todos tenemos que, siendo menos populares que los más punteros de su estilo, nos gusta reclamar como uno de los mejores. Y con el paso del tiempo puedo decir que se ha colado entre mis favoritos de una manera más "absoluta". Los presento mínimamente (en plan telegrama) antes de poneros la reseña del disco, que supongo que habrá quien no los tenga muy ubicados. 

foto-magnum-1986
Magnum es un grupo británico formado a mediados de los 70s y todavía en activo, lo que es mucho decir. Las cabezas pensantes siempre han sido T.Clarkin (un guitarrista que sin ser un ultra-virtuoso ni de lejos un filigranero ha demostrado en cada disco una clase y elegancia impresionantes con el instumento) y B.Catley (el voceras, que de clase y elegancia también va sobrado). Por cierto, son los dos únicos que han estado siempre en la formación, y ahí siguen. El sello del grupo es precisamente la melodía, de gusto épico (ojo, no me refiero a "caballeros y espaditas", hablo de melodías acentuadas y grandilocuentes) y siempre elegante. Pero a pesar de esa constante reconocible en cualquier disco han ido evolucionando el estilo con el tiempo. Los primeros discos son difíciles de clasificar. Podría decirse que apuestan por un heavy rock muy melódico y con tintes sinfónicos y progresivos. Yo, sobre todo a los dos primeros (los dos discos que sacaron en los 70s) los veo como una amalgama de sonidos como los de los Scorpions del Fly To The Rainbow, los Queen del Queen II y, quizá, los Uriah Heep de un Look At Yourself. Muy buenos discos estos dos, por cierto, y muy poco conocidos. El tercer disco, Chase The Dragon da un salto de madurez impresionante en cuanto a estilo. Conserva los características de los anteriores, pero aunque simplifique algo las estructuras y recorte los pasajes de gusto "más sinfónico" (o quizá por ello) tiene un empaque y una coherencia general muy conseguidos, que sobre todo le dan las melodías. Pero bueno, en fin, que con este trabajo empieza su etapa de gloria, la más conocida. 

Desde ahí empieza su evolución sónica con sus trabajos más populares. Marco sólo algunos puntos clave: On A Storyteller's Night marca una transición desde su sonido clásico hacia la melodía más pura, acercándose al AOR; Vigilante es posiblemente el primer disco al que se le pueda etiquetar como AOR (entre otros géneros también presentes) por apostar ya de manera clara por estribillos muy marcados y estructuras sencillas (para lo que era Magnum), y el siguiente Wings Of Heaven (posiblemente su más conocido, el del '88 ) acentúa todavía más su lado radiable dándole un enfoque algo más "americano". A partir de ahí, algún esfuerzo más por meterse en el mercado USA, quizá con algo menos de fortuna que Wings Of Heaven, paso por un rock melódico más puro y sobrio y asentamiento definitivo hasta ahora en un estilo hard rock melódico tipo "compendio" de sus marcas más reconocibles.

Pero lo que me parece increíble de estos tipos es la calidad que han mantenido siempre, teniendo en cuenta su alta productividad. Toda su discografía me parece de notable, pero especialmente los primeros ocho discos se colocan como mínimo en un notable alto. Y de esos ocho, por lo menos la mitad (o incluso más) son de excelente. Pero bueno, que no me lío más y voy con Vigilante. Alguno quizá ya conozca alguno de los temas más populares, sobre todo el del título o "Need A Lot Of Love", que aunque no fueron ni singles en su día con los años se han asentado en recopilatorios ochenteros de todo tipo.

Un unicornio con collar en una estancia rosa y enmarcada en un paisaje fantástico. Dentro, la confirmación. Mágnum se habían pasado definitivamente al AOR. Fuera por intentar explotar de una vez por todas el tirón popular que por fin habían empezado a conseguir con su último disco ,On A Storyteller’s Night, o fuera por la influencia del “enlacado” ambiente de aquel 1986, por excelencia año de la explosión de los cardados y demás parafernalia de un tipo de rock duro muy concreto, los Magnum habían dejado atrás una era... y abrían otra a lo grande.

Siempre habían sido un grupo de corte muy melódico, pero había un trecho importante desde hacer una música que se movía entre los Queen de los dos primeros discos (aquellos que más apostaban por el rock/hard rock sinfónico) y los Scorpions de la misma época (entendamos con esto aquel heavy rock radiable) a lo que proponía Vigilante. A estas alturas, los dos motivos apuntados parecen claros.

foto-magnum-1986
Por un lado, el disco se vendió más. Se coló en el Top-25 de las listas británicas y se movió por los mismos puestos en las de media Europa, preparando aún más el terreno para la llegada de la cima popular que tuvieron con su siguiente (y Top-5) Wings Of Heaven. Y lo de “preparando el terreno” en este caso es especialmente importante, puesto que los singles extraídos de Vigilante se extendieron casi 10 meses en el tiempo, y fueron seguidos de un recopilatorio de temas anteriores (señal de que se estaban poniendo de moda) que casi conectó con la salida de su álbum más vendido y famoso. Si Wings Of Heaven tiene tales honores, puede decirse, es en parte a Vigilante. Por el otro lado, la influencia del sonido puramente “ochentero”, o del rock más mediático de la época, es evidente. Escuchar los teclados de "Sometime Love", por ejemplo, y revivir la moda de las hombreras es algo que se mezcla naturalmente. Pero en fin, también Queen y los Scorpions, por volver a esos dos grupos que se mencionaban como bases, estaban haciendo un giro similar a mediados de los 80s. 

Pero el caso es que la jugada no les salió nada mal. Ni comercialmente, eso ha quedado claro, ni musicalmente. Sí, puede que no sea el mejor disco de Magnum (sin duda es uno de los mejores, aunque la magia de gusto “más setentero” del entonces ya pretérito Chase the Dragon sea difícil de igualar) pero no se puede negar que sacaron todo el partido posible a su nueva propuesta. Y de la mejor manera: con un disco corto pero repleto de potenciales singles en varios registros. Baladones, medios tiempos coreables, temas movidos, estribillos pegadizos, teclados, guitarras y, cómo no, la siempre brillante voz de Bob Catley. Puede que su trabajo en este disco, derrochando esa característica elegancia de corte tan clásico, sea una de las grandes razones por las que el sonido de Magnum seguía siendo, a pesar de todo, perfectamente reconocible. Tan bien les salió que, a partir de entonces, su trayectoria se ha visto marcada principalmente por este tipo de sonidos más AOR. Y fue gracias a estos temas: 

"Lonely Nights": Para empezar el que fue el primer single. Escucharlo es entender por qué tuvo ese privilegio. 


"Need a Lot of Love": Relajando algo el tono, uno de los cortes más famosos del disco y de toda su carrera, power-ballad por todo lo alto que, ojo, ni siquiera fue single de un álbum que iba bien servido de "hits". 

"Sometime Love":   Más animado, y más estribillos pegadizos. Pegadiza y “ochentera” hasta decir basta, hubiera sido otro excelente single. 

"Midnight (You Won't Be Sleeping)": Esta vez sí, aquí va el segundo single de “Vigilante”. Y tiene todo lo que se puede pedir a un éxito de la época: entrada baladera, subida de guitarras, estribillo animado y pegadizo, solo de saxo... Ahora que tantas bandas triunfan recordando el sonido radiable y rockero de los 80s viene bien recordar cómo era todo esto en su estado original. 


"Red on the Highway": Después de cuatro temas de tipo “hit” podría parecer que la cosa se agota. Pero nada de eso. Llega uno de los temas más puramente rockeros. Y el disco lo agradece. 

"Holy Rider": Vuelta al sonido más relajado y muy “de la época”... 

"When the World Comes Down": ...y vuelta al hit-single con el que fuera el tercer sencillo del disco. Otro de sus temas más conocidos y una balada de corte épico muy del gusto de aquellos años.


"Vigilante": Una de las grandes virtudes del disco es su acertada estructura. Tras un par de temas más relajados convenía algo de acción, y “Vigilante” trae la trae de vuelta. Y sí, otro estribillo para enmarcar. 


"Back Street Kid": Final. Y Otra joya que guardaron para el postre. 9 temas y punto. Si son todos buenos, ¿para qué hacen falta más? Que tomen nota los productores actuales.

Comentarios