Warrior - (1985) Fighting for the Earth

Warrior-1985-Fighting-for-the-Earth

por: Jalbreaker

Lo de Warrior es algo que me cuesta entender. Se formaron en 1982 en Los Angeles y publicaron su acojonante debut en 1985, con lo que se puede decir que estaban en el lugar adecuado en el momento adecuado pero, simplemente no pasó. Aquí queda pues Fighting for the Earth, con lo que haremos justicia pues recordando este disco de culto, un clásico del underground que seguro pone en pie a más de uno.

foto-warrior
Y es que siempre se habla de la NWOBHM, pero señoras y señores, los americanos desarrollaron su estilo de hacer Heavy Metal basado en ella, dejando una segunda fila de nombres enormes para la posteridad como Lizzy Borden, Malice, Leatherwolf, Vicious Rumors, Armored Saint, Impelliteri... y entre ellos Warrior mantuvieron el listón de una escena que destilaba heavy por los poros.

Warrior no reinventaron ni innovaron ni nada por el estilo, simplemente se sacaron de la manga un discazo de Heavy Metal clásico en toda la extensión de la palabra, una gran voz en torno a unas elaboradas guitarras con una base rítmica que da un empaque soberbio a unos temas redondos, parece un buen cocktail para como mínimo darle una escucha al disco, y enamorarse de él a la segunda.


foto-warriorFighting for the Earth es uno de esos discos que con la primera canción lo sabes todo, "si el disco sigue en ésta línea va ser la ostia", y es que el tema homónimo "Fighting for the Earth" es toda una lección de como crear una atmósfera, desde el "face to face to face to face..." inicial hasta el parón en mitad de la canción, pasando por un estribillo alzamachos que nos invita, cómo no, a corear esos versos en plan machorro como un auténtico himno trumetalero se merece. Un cabalgueo maidenesco nos adentra en "Only the Strong Survive", gran tema donde brilla especialmente el vocalista Parramore McCarty, aunque quizá queda un poco ensombrecido ante "Ruler", un tema con una atmósfera acechante y un estribillo que no te podrás sacar de la cabeza.

Una simple pero efectiva "Mind Over Matter" abre paso a otro himno de corte trumetalero, "Defenders of Creation", guiada en un comienzo suave que pronto estalla en nuestra cara para hacernos cantar cual reunión de creacionistas en las Islas Galápago. Pronto disparan a dar con "Day of the Evil", buenísimas guitarras en un tema que brilla más instrumentalmente que otra cosa, aunque se encuentra entre dos temazos como el que le precede, y "Cold Fire", grandiosa intro instrumental para un medio tiempo sutil y lleno de rabia contenida que desarrolla una de las atmósferas más logradas del disco.


Tras la intrascendente "PTM I", que sirve para introducir "Welcome Aboard", el momento más hardrockero del disco, quizá desentona un poco un tema tan pegadizo y radiable, pero se agradece y ciertamente no se les dió nada mal, logrando una canción que bien podían haber firmado Quiet RiotY hasta aquí da de sí un disco breve, intenso y lleno de esa magia ochentera tan auténtica que ya no volverá, pero que poco a poco iremos rescatando del olvido. A disfrutarlo!

Comentarios