Enforcer - (2013) Death By Fire



por: Jalbreaker

     Los suecos Enforcer nos presentan su esperada tercera placa tras casi 3 años de espera desde que se publicó su genial Diamonds, y vaya por delante recalcar que, si el tercer disco supone para muchas bandas su consagración definitiva, con Death By Fire se aprueba holgadamente el examen y con nota.

     No cabe esperar muchos cambios para un grupo que se engloba en lo que ya se empieza a conocer como NWOTHM (New Wave of Traditional Heavy Metal), pero sí en Into the Night la balanza se inclinaba claramente hacia el Speed Metal, y con Diamonds se tiraba más hacia el Heavy Metal, en este Death By Fire se equilibra la balanza a partes iguales.



     Por supuesto, siempre que pinchamos un disco de Enforcer debemos abrocharnos los cinturones y subir bien el volumen, lo que viene después es un delirio de velocidad y decibelios que se suceden sin tregua y con Death By Fire, la cosa no iba a ser para menos.

     Lo cierto es que el disco descoloca al comienzo, con una misteriosa e intrigante intro de teclado, "Bells of Hades", que pronto desemboca en ese sello personal del grupo, riffs a toda castaña voz chillona de por medio, abriendo fuego con un "Death Rides This Night" que te deja flipado, buen puente y hermosas guitarras dobladas dando el toque de distinción.

     Es complicado remarcar algo en este tipo de discos tan homógeneos debido precisamente a que se suceden los mismos factores canción tras canción, siguiendo con un contundente "Run For Your Life" de riff increíble y dando paso al single, "Mesmerized by Fire", ésta si de corte más heavylón y que baja un poco el pie del acelerador, aunque más radiable y coreable. Cabe decir que si esto baja las revoluciones, podéis imaginaros cómo es el resto.

     Una intensa melodía de guitarra se rompe en un agudo dando comienzo a un cabalgueo rápido y preciso, punteos metálicos y sólo maidenesco para otro gran tema de esencia evasiva, "Take Me Out of This Nightmare", magistralmente llevado por la voz chillona de Olof Wikstrand a un estribillo contagioso, que poco a poco va haciendo patente su crecimiento como vocalista en un estilo que, si no brilla precisamente por la variedad de rangos, sí es menester reconocer la complejidad de mantener el nivel de exigencia vocal en el rango alto y, por otra parte, la mala leche que logra transmitir el tipo. En "Crystal Suite" tenemos un increíble tema instrumental heredero de los mejores Iron Maiden que fácilmente podría haber entrado en el Powerslave, todo una orgía melódica de ritmos que recuerdan la esencia más clásica del Heavy Metal que tocó techo en los ochenta.


     Tras un minuto de lenta apertura ataca con fuerza "Sacrified" llega un desarrollo que culmina en un riff arrollador conformando un tema con una sección rítmica capaaz de recordar la velocidad y suciedad del Kill em All, aunque de estribillo más simplon, pero efectivo. Un riff entrecortado nos lleva a "Silent Hour / The Conjugation", en la que desconectamos un poco de la velocidad endiablada del disco para encontrarnos con un Heavy Metal tradicional que se enrevesa en una segunda parte instrumental de largo desarrollo, mostrando la madurez de una banda que, ya podemos considerar consagrada en el panorama metalero. Finalmente llegamos a "Satan", broche final del disco dedicado al maligno y vuelta al Speed Metal en una poderosísima sección rítmica que brilla a base de cuerdas al aire y repetición del magnífico riff que la guía,  un tema poco comercial que a buen seguro garantiza toneladas de headbanging puro en directo.

     Desde luego, estamos ante la consagración definitiva de Enforcer como banda puntera de este maravilloso revival ochentero que los fans del género estamos viviendo, una pieza clave que pone las miras altas a un futuro muy prometedor, en el que si hubiera sitio para nuevos grandes deberían ser tenidos en cuenta.



Comentarios