Mötley Crüe - (1981) Too Fast for Love



por: Norum

     Que empiece la fiesta!!!!!

    No vamos a descubrir ahora a los Mötley Crüe, el que mas y el que menos conoce tanto su música como sus historias y anécdotas. Desde luego es el grupo que mejor ha encarnado ese lema tan manido de "Sexo, Drogas y Rock´n´Roll" y con el paso de los años, se han convertido por derecho propio, en una de las bandas mas influyentes dentro del panorama musical. Pero todo tiene un principio, y este empieza en 1980, cuando después de dar diferentes tumbos por bandas jóvenes y prometedoras en una bulliciosa Los Angeles, terminan juntándose Vince, Nikki, Mick y Tommy y forman un grupo llamado Mötley Crüe.

foto-motley-crue
     En 1981 editan su primer disco llamado Too Fast For Love con una compañía independiente y debido al enorme éxito firman con Elektra (su compañía durante mucho tiempo). Elektra decide remasterizar y reeditar el disco apenas pasados unos meses, con dos temas menos que el de la primera edición. Este es el disco que editó Elektra en 1982 y que todos conocemos aunque posteriormente la banda recuperó sus derechos y volvió a reeditar el material antiguo.

     De entrada se aprecia que la portada del álbum es un homenaje al Sticky Fingers de los Rolling Stones (la censurada en España), una de sus grandes influencias, aunque no la única. Musicalmente hablando, el disco cuenta con una producción cruda, una mezcla de Heavy Metal y Punk que lo convirtió en referente para bandas venideras y en todo un clásico de la banda. Si bien individualmente, ninguno de los componentes destaca en solitario, en conjunto suenan como un bloque solido dispuestos a golpearte la cara en cada tema. Así por ejemplo, los únicos que en el disco salvan los muebles son Tommy Lee a la batería y Mick Mars a la guitarra. Con el paso de los años han evolucionado y mejorado como músicos pero Nikki Sixx aquí, sin pasar del aprobado como instrumentista, es el principal compositor y firma en todos los temas, y Vince Neil sin llegar a ser un gran cantante (de hecho hay partes del disco en las que se va un poco bastante de entonación) su tono es ideal para el grupo llegándose a convertir en una de las principales señas de identidad de Mötley Crüe.


foto-motley-crue
     Llegados a este punto querría hacer una mención especial para Mick Mars, no solo por este disco sino por toda su discografía, uno de los guitarristas mas infravalorados en la historia de la música. Desde luego como guitarrista solista es mas bien justito, cumple el expediente y poco mas, pero un solo dura 30 segundos y en el resto de la canción es donde el tio demuestra su clase. Para mi, y repito, para mi, es el mejor creador de riffs de la historia. Todos saltareis a nombrar a Tommy Iommi o en menor medida a Wolf Hoffmann, que si bien estos son genios y han compuesto clásicos tremendos y temas mas famosos que los de Mars, los riffs que saca este, del primero al ultimo, son geniales. Mick "theriffmaker" Mars

     No creo necesario repasar el disco tema a tema, solo decir que para mi es de los mejores de la banda. Como ya he comentado, los riffs de Mars marcan la diferencia en cada tema, Tommy Lee, seguramente otro batería infravalorado mas conocido por sus aventuras amorosas, demuestra lo buen percusionista que es. A todo eso le unimos las composiciones magistrales de Sixx y la macarrada de Neil al cantar y tenemos un discazo de principio a fin.



Comentarios