Uzzuhaïa - (2013) Santos & Diablos




     ¿Tú has visto a alguna estrella del rock recogiéndose su equipo?

     Eso nos dijo el bueno de Pau entre risas cuando tras el magnífico acústico con el que Uzzhuaïa nos delitaron el pasado 5 de Octubre en la Sala Arena de Zaragoza mientras la banda recogía, se hacía fotos y charlaba con la gente, le pedimos que nos firmara el disco y, al no llevar rotulador encima, le increpamos  con cariño preguntándole que: ¿Qué clase de estrella de rock no lleva un rotulador encima?


     Lo cierto es que Uzzhuaïa tal vez no estén llenando pabellones ni firmando en los pechos de las groupies, pero tras un buen puñado de veces sucumbiendo a sus directos, lo que esta comprobado es el esfuerzo que hacen cada noche, cada actuación, para hacer vibrar a un público encantado con temas tanto viejos y nuevos, que les respeta y les adora ante la eterna pregunta de: ¿Cómo esta gente no está en lo más alto a estas alturas?


     Dejando el sentimentalismo aparte, el quinto álbum de Uzzhuaïa, Santos & Diablos, viene cargado de lo que sus fans ansían, rock rabioso y pegadizo que le haga cantar, con buenas dosis de ritmos demoledores que le saltarían el bigote a Tony Iommi, y es que en este disco se remarca la vuelta rítmica del grupo a un rollo más setentero, con Black Sabbath en el retrovisor, que nos transporta por momentos al rollo del ya lejano  Diablo Blvd pero pasados por la producción arrolladora con que han sacado brillo a su trabajo. Todo ello con el consagrado estilo del grupo que convierte en accesibles cualquiera de los temas que crea, el resultado es cuanto menos notable.

     Abren sin piedad con el cañonazo que han hecho single, "Algo que Contar", un riff como un taladro sonoro que te hechiza desde su arranque y base rítmica rápida y potente para despertar al oyente, y otro de esos estribillos que te arrancan en directo. Difícil no quedarse con un tema como "Fugitivo" con ese riff hipnótico que te atrapa y el solazo que alberga, al igual que el single, "Santos & Diablos", un taladro sónico que te obliga a menear la cabeza al ritmo de una letra con mucha fuerza y cómo no, un estribillo que con ese "EeeeEEEeeeE", seguro que triunfa en directo.


     "Directo al Mar" trae muestras de ese espíritu setentero que comentábamos y seguro excitará a los fans del Diablo Blvd., sobre todo por un estribillo que recuerda a aquella época enormemente. Le sigue la frenética "Latidos", todo un trallazo desatado con el gancho pegadizo de los últimos tiempos que da paso a "El Resplandor", un medio tiempo algo descafeinado que marca la previa a la intro maléfica de "Bailarás en el Infierno", impresionante comienzo para un tema que no es tan malvado como lo pintan y en el estribillo se convierte en una genialidad pegadiza de lo mejorcito del disco, y que al parecer aparecerá como banda sonora en un corto de un amigo de la banda. "El solitario" es un rock 'n' roll envenenado, guiño a Robert Johnson que con ritmo nos devuelve a la calma de "Cicatriz", medio tiempo delicado y con ritmo, más influenciado por la última etapa de la banda en la que se han consolidado como verdaderos maestros. Volvemos a los primeros tiempos de la banda con la potencia de "A un Millón de Años Luz", que da paso a la suavidad de "En Ciernes", comenzando con Pablo a solas con su guitarra para explotar a los dos minutos con una intensidad magistral a cargo de su siempre elegante voz, con lo que llegamos a "1975", que pone el broche al disco, otro medio tiempo muy al estilo "Cicatriz" aunque menos contagioso en esta ocasión, con la sorpresa de la mítica intro de Axl Rose antes de tocar "Out Ta Get Me" en el Ritz en 1988.

     Y nada, en 50 minutos se acabó, otra buena colección de temas para su discografía de los que saldrán 2 o 3 clásicos seguro, así que sólo seguir mandándoles nuestro apoyo y esperar a volver a verles en directo. Y ya de paso, si nos pueden quitar la reclamación de Copyright en Youtube de mano de Red Point, que no sabemos qué leches es pero nos jode de lo lindo, pues mejor que mejor, que nosotros sólo queremos difundir su música hombre.

Comentarios