Europe - (1986) The Final Countdown

Europe-1986-The-Final-Countdown


por: Jalbreaker

Tinoniiiinooooooooo, tinoninoniiiiii


Ejem... heavies del mundo, es hora de salir del armario y rendirse ante uno de los grandes discos que nos legó la época dorada del hard rock. Ya podéis rescatar esas cassettes clandestinas que teníais por ahí escondidas en los ochenta temerosos de sacar el nombre de Europe en una conversación musical, si no era para tildarlos de moñas y flojos, pero disfrutándolos en la intimidad de vuestra habitación y grabando sus baladitas para refrotar con las nenas, junto con las de Aerosmith, Bon Jovi, Poison... bueno, que ya sabemos de lo que hablamos... a ver quién es el machote que no lo ha hecho nunca.

foto-europe-1986
Y la cosa comenzó con que en Septiembre de 1985 Europe se embarcan en la grabación de su tercer álbum, The Final Countdown, para el cual la discográfica Epic Records propone a Kevin Elson, productor de grupos como Journey o Lynyrd Skynyrd, para dar forma a las ideas que los jóvenes suecos presentaban. Tras dos discos enfocados al rock duro practicando un heavy primigenio Europe se vieron inmersos en un cambio de estilo, tal vez los planes de la discográfica eran distintos a los del grupo, por lo que se pulió la rudeza, se resaltaron las melodías edulcorando la mezcla, se les vistió y peinó como principitos y ya tenían grupo para competir con esos gigantes del hard rock que estaban invadiendo la escena al otro lado del charco, siguiendo la estela de Def Leppard pero con una combinación de hard rock y teclados que les hacía diferentes, tan atractiva como melosa, y raíz tanto del desmedido boom con el que Europe invadieron el mundo como del desprecio del sector machorro metalero. 


John Norum ya se olía la tostada y pronto hizo saber su disgusto con la mezcla donde a su juicio las rítmicas se veían enterradas por los teclados, lo que desembocó en su salida del grupo a mitad de la gira:  - "Nos convertimos en este grupo para adolescentes, una banda de goma de mascar y odiaba toda la imagen, spandex y cosas tipo perro lanudo de rock. Yo estaba más en lo más pesado, material orientado a la guitarra y parecía que los teclados se estaban tomando más y más, y cada vez eran más comerciales. Así que decidí salir. Solo quería seguir adelante y hacer algo" - Dijo el mozo, y oye, con dos pelotas que dejó el grupo en su cénit.

foto-europe-1986
Sea como fuere, lo cierto es que los 6 millones de discos vendidos y ser número uno en 25 países avalan el resultado final, principalmente por culpa de la propia "The Final Countdown", un tema basado en un riff de Tempest que grabó en un teclado en el '82 e inicialmente la banda descartaba como single, pero que paradójicamente acabó convirtiéndose en el mayor himno de la banda, así como uno de los temas que marcaron la época y trascendió a todos los públicos, posicionando a una nueva banda de niños guapitos tocando bien y haciendo temas pegadizos, unos nuevos ídolos a los que amar u odiar, pero que a nadie dejaron indiferente.

Tras agotar Tempest las reservas de laca de Estocolmo y pedirle a su madre que le forre la ropa con hombreras, el grupo se dispara en 1986 a la primera línea del panorama musical, pero no toda su leyenda acababa aquí, y en contra de la creencia popular Europe eran un grupo de más de una canción. "Rock the Night" fue otro de los temas que les ayudaron a mantener su índice de popularidad, y para lanzarlo grabaron un bonito videoclip con la banda canturreando y liándola parda mientras echaban pacharanes en el Hard Rock Cafe, que para eso eran estrellas del rock oiga.


Y llegamos al momento más empalagoso del disco, de la década, y probablemente de la historia, ya que con la balada "Carrie" se garantizaron sonar en todos los rincones del mundo, una balada preciosa, delicada y pegajosa que no puede faltar en ningún recopilatorio digno de seducir hembras, ni ninguna buena hembra puede resistirse a un heavy cuando se pone "tienno" con un tema así.
   

No todo iban a ser supermegahit singles, que de todo hay en los discos, pero abriendo los temas menores podemos seguir berreando OOOooooo Ooooo OOoo con "Danger on the Track", para pasar a otra melódica "Ninja", gran temazo que no se si os pasará lo mismo, pero me cuesta escuchar a unos suecos cantando sobre ninjas, qué se yo, raro que es uno.  Y entonces se dijo Joey Tempest: si después de los ninjas de repente meto un tema de indios americanos se caga la perra, y oye que así fue,  tras el esguince mental por el shock temático descubrimos en "Cherokee" un temazo apoteósico que se convirtió en otro gran himno de la banda, emotivo y potente con un videoclip que según los expertos es muy inexacto, pero como nos importa un huevo porque a los Europe no se les pone para escuchar historia sino para mover los pelos, pues oye, a berrear "Cherokee" y tan contentos.


Y bueno, ya se encara la ronda final de temas menores una moñada como "Time Has Come", la AORera "Heart of Stone", y algo más de caña con "On the Loose" y "Love Chaser", pegadizos como un chupa-chups pero sin el gancho comercial de los grandes Hits del disco, que aún así ayudaron a mantener un buen nivel y sustentar los pilares de éste gran clásico entre los clásicos, con sus 10 temas, sin apenas relleno y directos al subconsciente. Luego ya vino la etapa con Kee Marcello (que ya se le podía ver en varios videoclips de éste disco) con un Out of this World igualmente genial, pero eso lo dejamos para otro día.

Comentarios