Stryper - (2013) No More Hell to Pay



por: Norum

      Había ganas de escuchar material nuevo de Stryper, ya que aunque durante este tiempo la banda nos ha dejado un disco de excelentes versiones como era The Covering y otro con sus temas clásicos re-grabados de nuevo que vio la luz este mismo año titulado Second Coming, han pasado ya 4 años desde la salida de aquel fabuloso disco titulado Murder By Pride y lo cierto es que la espera ha merecido la pena.

     Lo primero que nos llama la atención es la fabulosa portada del disco. Personalmente creo que no eran muy agraciadas las últimas elegidas por la banda pero con esta han acertado de pleno. Siendo sinceros, creo que tiene cierto parecido a la del To Hell With The Devil, no sé si premeditado o no, pero la verdad es que han hecho un buen trabajo. Entremos en materia.



     El disco arranca de manera inmejorable con "Revelation", un medio tiempo muy del estilo de Stryper. Tiene una intro espectacular, con las guitarras afiladas que hacen presagiar que algo bueno viene a continuación. En esa misma linea le sigue "No More Hell To Pay", otro medio tiempo que también recuerda algo a ese fantástico To Hell With The Devil, guitarras doblándose, la base rítmica solida como siempre y Michael Sweet a un nivel vocal fantástico. Y cuando creíamos que todo el disco iba a seguir esa linea, nos encontramos con "Saved By Love", todo un trallazo. Riff espectacular, la batería de Robert Sweet siendo aporreada constantemente, esas melodías tan características en la parte vocal, solo espectacular, en definitiva, una de las mejores del disco.


     La sorpresa entre comillas, del disco es "Jesus Is Just Alright". Mas que nada porque es un cover de los Doobie Brothers y sobre todo teniendo en cuenta que hace un par de años publicaron un disco única y exclusivamente de covers. Lo mismo se les quedó fuera en aquella ocasión o la han recuperado para este, sea como fuere, lo cierto es que les ha quedado de lujo. Un tema con aire gospel que la llevan totalmente a su terreno. Tremenda. Y llegamos a la balada del disco "The One" que a diferencia de sus otras power ballads, en esta no utilizan el piano... y ni falta que les hacía. Michael Sweet canta aquí de manera espectacular, bueno y en todo el disco la verdad. Otra gran balada que se apuntan.

     "Legacy" nos devuelve a los Stryper de los tiempos del Loud N' Clear y demás. Otro cañonazo de tema con grandes guitarras y lo de Sweet que ya no merece ni seguir nombrando, que vozarrón gasta el tío. "Marching Into Battle" tiene ese aire épico que hace que sea el típico tema para disfrutarlo en directo con esos grandes coros. Al loro con los agudos del final...

     Aunque pueda parecer lo contrario, "Te Amo" no es para nada una balada. Un tema muy Stryper, ese Hard N' Heavy con grandes melodías, guitarras afiladas y doblándose, algo tan característico de ellos y base rítmica solida de cojones. Temazo, aunque se haga raro cantar eso de "teeee aaaamoooo" en el estribillo. "Sticks & Stones" sigue esa linea y aunque con un riff con un aire algo mas moderno, es sin duda el tema mas melódico del disco, con unos coros perfectos. Continuamos con otro temazo como es "Water Into Wine", este sin duda todo un pelotazo de Hard Rock, no es la linea habitual de ellos pero lo clavan con este tema.

     Y llegamos al final del disco. "Sympathy" nos devuelve a los Stryper con esas señas de identidad tan propias y debo decirlo, a mi este tema me ha recordado en algunas partes a Queensrÿche. "Renewed" es la encargada de cerrar el disco y de que manera. Otro gran tema de Hard N' Heavy con ese toque que solo Stryper saben darle a sus temas.


     En definitiva, un grandisimo disco. Tiene todos los elementos para satisfacer a los fans de siempre de Stryper y una buena oportunidad para acercarse a aquellos que todavía no conozcan a esta gran banda. Si no fuera porque todos sabemos de las creencias religiosas que se gasta esta gente, cualquiera diría que han hecho un pacto con el diablo. No hay mas que mirar fotos de ellos y comprobar que físicamente se encuentran en plena forma pero es que musicalmente este No More Hell To Pay no tiene nada que envidiar a sus discos clásicos. Bien podría estar grabado a finales de los 80's y no sorprender a nadie. Michael Sweet está a un nivel vocal inmejorable, la base rítmica es solida y contundente, y el repertorio y precisión de Robert Sweet a las baquetas no ha hecho sino mejorar con los años. El bajo de Tim Gaines, siempre presente y apoyando en esas partes donde se le necesita y el trabajo de Oz y Michael a las guitarras es sencillamente espectacular.

     Reconozco que Stryper siempre ha sido una debilidad para mi, pero lo cierto es que objetivamente hablando, este disco no tiene desperdicio. Podrá gustar mas o menos, pero han hecho un trabajo increíble que gana con cada escucha. Sacando discazos como este, esta gente hace mucho tiempo que se ganaron el cielo.

AMEN

Comentarios