Sergeant Steel - (2013) Men on a Mission

Sergeant-Steel-2013-Men-on-a-Mission


por: Jalbreaker

     Allá vamos con Sergeant Steel, una banda austriaca de Hard Rock a la ochentera con unas influencias de las que a nosotros nos gustan, que si un poco de Ratt por aquí, Bon Jovi por allá, pinceladas de Def Leppard, que si un poquito de Poison... vamos, lo que viene siendo el rollo hard americano que se hizo amo del mundo con el único problema que viene 25 años después.


¿Qué esperar del disco? Por supuesto nada de innovación, lo que está claro es que si te gusta el género este es tu disco. Partiendo de la nada presentan su segundo disco, Men on a Mission, de la mano de Michael Wagener, mítico productor de grandes como Accept, Alice Cooper, Bonfire, Dokken, Extreme, Great White, Megadeth, Metallica, Mötley Crüe, Ozzy, Skid Row, Stryper, White Lion... lo que viene a avalar un poco el tinglado, y es que es una delicia poder transportarse de vez en cuando a esa época de lentejuelas, laca y diversión por doquier, sobre todo con una calidad de sonido inmejorable y un puñado de hits para poner a la parroquia patas arriba.

Abren con "Gods of Love", tema fiestero a base de estribillo machacón que marca las pautas que van a seguir a lo largo del disco, coros potentes y pegadizos, buenas guitarras que recuerdan al Warren DeMartini más melódico, y una compacta base rítmica para dar empaque a los temas. En "Mama Horny" potencian su lado divertido y vacilón con un riff funky que se graba en tu mente, y que fue escogido como segundo single grabando un videoclip cachondo, aunque con cierta tendencia inexplicable a travestirse.


Y vuelco a la patata con "Sweet 16", desde el segundo uno del riff sabes que es un tema que te va a gustar, muy Detonator con estribillo dulce y el vocalista Phil Vanderkill luciéndose en los tonos medios, temazo ochentero que se encuentra entre lo mejorcito del disco sin duda. Paramos la marcha porque ya sabemos que en los manuales de los grandes discos del género el cuarto tema es una balada (os animo a comprobarlo),  y con "Don't Give Up" facturan una tranquila balada que no pasará a la historia, pero que se acaba pegando y cumple perfectamente con su función.


"Man on a Mission" tiene un efectivo estribillo vacilón, aunque es un tema que brilla en los fraseados con Vanderkill otra vez inmenso en los tonos medios quedando un tema intenso que prepara el terreno para el otro momentazo del disco, "Cry Out Your Heart, Baby!", teclados muy Europe para un tema que se acaba convirtiendo en un puto himno, con su buen puente, parón de batería y correspondiente estribillazo y que sabiamente fue escogido como primer single de la banda, sólo se necesita al grupo tocando y poner fuego por doquier para que se venda solo oiga.


Vamos con un rocanrol puro y duro, riff rápido para "Born to Lose (Live to Win)", seguido de un genial medio tiempo macarra como es "Wannabe Outlaw", y una "Some Girls Are Ladies" un tanto vacilona y tremendamente fiestera como contrapunto. En "Taker of My Heart" empiezan con su "Blaze of Glory" particular, slides aquí y allá en una maravilla de tema que se convierte en puro hard rock acompañado de otro de los mejores estribillos del disco. Y cerramos con "Give Me a Call", un tema de comienzo muy Guns 'n' Roses, con un aire a lo "Sweet Child O' Mine" que pronto se llevan a su terreno para impregnarlo de buen rollo con esos coros pomposos, siempre presentes a lo largo del disco, que cierran por todo lo alto uno de nuestros discos favoritos del pasado año.

11 temas, la duración perfecta para que no se haga largo, hijos de un estilo infalible ejecutado con precisión, sin grandes alardes ni innovaciones pero con influencias inmejorables y mucho buen gusto, asi que sí, muy recomendable.

Comentarios