Scorpions - (1984) Love at First Sting

Scorpions-1984-Love-at-First-Sting



Zas! Y llegó, el zenit de los alemanes. Pioneros del género en el país teutón, tras un soberbio periodo de desarrollo y crecimiento como banda durante los 70 que fue legando grandes discos hasta la publicación de Lovedrive, su carta de presentación en el mercado americano, sin embargo no fue hasta la década de los 80 cuando se consiguió el ansiado éxito de masas. Con Animal Magnetism se siguió evolucionando con coherencia su sonido, endurecido al límite de su melodía en Blackout y alcanzando el equilibrio perfecto para las radios con el disco que nos ocupa, Love at First Sting.

foto-scorpions-1984
Y es que tras la lanzadera espacial que supuso Blackout, Scorpions tenían que emplearse a fondo para poder establecerse en primera división... y bueno, se vé que el parto no les fue mal, tres años de gira, unos debutantes Bon Jovi de teloneros y compartir cartel en el mítico Rock in Rio de 1985 junto a AC/DC, Whitesnake, Iron Maiden, Queen, Ozzy Osbourne entre otros, inmortalizando aquel Love at First Sting Tour en el mítico directo World Wide Live de 1985 (que podéis disfrutar aquí, dicho sea de paso), fueron los resultados del arduo esfuerzo llevado a cabo por los alemanes, y que desembocó ahora sí, con el status de grandes en el Olimpo del Rock y 2 hits para la posteridad con los que Rock FM 30 años después siguen taladrándonos sin pudor (por el amor de Dios señores DJ's, que este disco está lleno de temazos...).

Y es que alcanzar un numero 6 en el Billboard 200 Chart en 1984 no era moco de pavo, ni tampoco alcanzar un estatus de triple platino en 1995, por eso cuando hablamos de Scorpions y Love at First Sting estamos hablando de algo grande, de un grupo de esos a los que censuraban portadas y pateaban los culos de los melenudos allá en los 80. Cómo fallar si empiezan hablando de chicos malos, marcando e imponiendo las reglas del juego, "Bad Boys Running Wild" corta el viento con un riff marca de la casa y rasga las gargantas con esos coros infalibles, imprescindible en los directos de la banda y todo un éxito en lo que a conexión con el público se refiere. Y es que Scorpions encontraron la fórmula para llegar a la gente, y si no que se lo pregunten a "Rock You Like a Hurricane", ambas firmadas por Klaus Meine y el hoy renacido Herman Rarebell, una de esas canciones que los angloparlantes llaman "Hit", y que en la tierra de Cervantes bautizamos como TEMAZO, y en mayúsculas leñe, que sino pierde intensidad la cosa. Desde luego el videoclip lo clavaba, esas cavernas futuristas con la banda enjaulada dando cera en pleno apogeo rockeó el mundo como un huracán (impresionante juego de palabras que me he sacado de la manga), pero nunca sabremos si esas pilinguis cavernosas criogenizaban a los Scorpions con afán de experimentar con su cuerpo o bien por melomanía pura, lo que es seguro es que tanto los científicos alienígenas como el guepardo pinchaban Love at First Sting de donde quiera que vinieran.


Con “I’m Leaving You” tenemos un medio tiempo metálico con fabulosos punteos al inicio del tema y estribillo comercial, que también fue single y protagonista de otro video antológico, donde los Scorpions casualmente sufren una avería en el autobús de la gira y van a dar con su pose de machomen rockstar a un pueblo donde las mozas no saben jugar al beisbol pero se ponen tibias de zumos de zarzaparrilla en la cafetería del lugar, y llegados cual caravana de palomos en las profundidades de Teruel son objeto del acoso y derribo de las titis ante su singular belleza… cosas de la fama oye.


foto-scorpions-1984
Siempre he tenido debilidad por “Coming Home”, un comienzo sublime de voz y guitarra donde Klaus nos lleva sutilmente al estallido sonoro de los Scorpions más cañeros, guitarras que arrasan y batería contundente. Con “The Same Thrill” firman otro tema rápido y desenfadado que probablemente se vea relegado al olvido por su posición entre “Coming Home” y la eterna “Big City Nights”, otro clásico de los alemanes que también tuvo su correspondiente videoclip, con la banda haciendo el gamba por el mundo y un popurrí de imágenes de la gira que a día de hoy nos permiten hacernos una remota idea de la fiebre que el grupo desató en su época.


“As Soon as the Good Times Roll” es un tema más experimental, de guitarras algo rarunas con detalles interesantes y con un gran puente, que da paso a “Crossfire”, otro tema raro de cojones aunque hay que reconocer que la variedad favorece a los discos, y este tema guiado a base de batería tiene su punto aunque parece querer desarrollarse hacia algún sitio donde no llegamos nunca. Los temas han ido reduciendo el nivel de tralla hasta desembocar en “Still Loving You”, una de las baladas para arrimar cebolleta más eficientes de la historia, responsable del 72% de los nacimientos entre 1985-1989 y ejemplo supremo de power-ballad, primera culpable a gran escala de la etiqueta de baladeros o moñas que Scorpions fueron adquiriendo con el paso de los años, luego vendría “Winds of Change” a colgarles el San Benito del todo, pero eso ya es otra historia...


Comentarios