Ozzy Osbourne - (1980) Blizzard of Ozz

caratula-blizzard-of-ozz

Por Punisher:

Venimos con tralla de la buena y de la mano del MadMan del Heavy Metal Ozzy Osbourne vamos a psicoanalizar su obra y digo bien, porque sacaremos conclusiones acerca de esa locura que quizás no es tanta como quiere hacernos creer.

Y para eso nos vamos hasta 1980. Para ponernos en antecedentes os contaré que un año antes Ozzy fue despedido de los legendarios Black Sabbath por sus debilidades y excesos con las drogas. El grupo iba mal, tras una década en la que nos rebelaron la palabra del Metal, nuevos aires de modernidad tipo Van Halen arrinconaban al cuarteto de Birmingham haciéndoles parecer obsoletos. Todos los dedos apuntaron al pobre Ozzy que tuvo que abandonar la banda para derrumbarse en lo que probablemente iba a ser una caída libre.

foto-ozzy-sharon
Pero el MadMan no había venido al mundo para ser un fracasado, una estrella guiaba su destino. Dotado con un talento que quizás para algunos pueda parecer "despistado", contó con una mujer a su lado Sharon, que supo sacar partido a sus payasadas y rodearlo de gente de mucha calidad. La historia es que precisamente ella fue quien le animó a sacar adelante una banda en solitario.

De esta especie de "Yoko Ono" del heavy metal no vamos a profundizar demasiado, pero si las extravagancias de su marido son famosas, las salidas de tono de la señora no se quedan atrás, la mano negra que manejó la última reunión de Black Sabbath, o el accidente con los cortes de sonido de Iron Maiden en OzzFest son algunas de las muescas en su revolver.

La cuestión es que Ozzy buscaba un guitarrista y Dana Strum, más adelante bajista de Vinnie Vincent InvasionSlaughter, le presentó a un joven Randy Rhoads que provenia  de Quiet Riot, banda que empezaba a tener exito aunque sus primeros discos solo fueron editados en Japón (QRI y QRII)

El mundo del metal se estaba moviendo y sus nuevos vástagos copaban por cambiar el mundo a golpes de nuevos solos y estilos en la guitarra, y Randy en eso era un hacha. Al  principio tuvo un poco de reparo pues al parecer su convencimiento y meta era convertirse en guitarrista clásico, a lo cual dedicaba horas y horas, pero al final pensó que seria bueno acumular una nueva experiencia y Ozzy se llevó el gato al agua y lo pudo fichar para su primer disco en solitario.

ozzy-randy
Vamos a hablar un poco de esta formación de Blizzard of Ozz porque existen dos ediciones del disco, una mucho más actual y en la que la polémica esta servida. La primera y original de ellas en 1980 esta grabada por Randy Rhoads (Quiet Riot) a la guitarra, Bob Daisley (Rainbow, Uriah Heep, Yngwie Malmsteen, Gary Moore) como bajista, Lee Kerslake (Uriah Heep) a los parches, Don Airey (WhiteSnake, Deep Purple, Raimbow, Gary Moore...) al teclado y evidentemente el propio Ozzy a las vocales.

Como puede verse esta gente estaba fogueada en mil batallas y tenían los huevos pelados en esto del Rock, con lo que como hemos dicho anteriormente, el "MadMan" estará muy loco, pero a la hora de trabajar contó con lo mejor de cada casa.

Ahora viene el asunto de las dos ediciones. Resulta que una vez terminado el disco en la caratula nos especificaba que todas las composiciones habían sido creadas por Ozzy. Sin embargo en otro lugar aparecían como co-composiciones de Rhoads, Daisley y Kerslake. La historia es que parece ser que con el tiempo se vió claro que el hombre loco era incapaz de crear un monigote y en 1986, Daisley y Kerslake demandaron al clan Osborne por falta de pago en concepto de royalties por esos temas. Sharon movió los hilos para desprestigiar dicho entuerto y como guinda al pastel se reeditó Blizzard of Ozz en 2002 pero esta vez con las pistas de bajo y batería grabadas por Robert Trujillo y Mike Bordin, músicos que en aquel momento militaban en la banda de Ozzy. 

Por si nos quedaba alguna duda sobre el talento compositivo del príncipe de las tinieblas,  podemos tomar un recopilatorio que Kevin Dubrow saco a la luz en 1993 con recopilaciones de los primeros años de Quiet Riot, llamado The Randy Rhoads Years en el que se puede apreciar en temas como "Force of Habit", raíz del famoso "Suicide Solution", la mano de Randy y varios riffs que nos indican como influyó su peso en la creación de los temas de este Blizzard of Ozz. Aún así, el final de esta historia creo que casi todos lo sabemos, la muerte prematura del genio de las seis cuerdas en aquel fatídico accidente de avión en el que las drogas estaban presentes al menos en el piloto del aparato, tiró por el suelo lo que podía haber sido una carrera enorme y legendaria. Sin embargo el zorro padrino del Heavy Metal y la astuta (por no decir hembra del zorro) de su mujer supieron una vez más reponerse del golpe y traer para su lado a otros grandes guitarristas y músicos de la escena que continuaron "ayudando" en la carrera solista al MadMan.

Pero basta de cháchara y vamos a ponernos al asunto de desgranar uno por uno los temas de este primer disco-debut de Ozzy. El primer trallazo para entrar en calor tras el sonido de un Gong es "I dont know", tema dirigido por un potente riff que va guiando todo el desarrollo para desembocar en un solo casi al final del tema que va dejando destellos como pequeños retazos conforme va continuando la parte rítmica del tema, merece mucho la pena escucharlo. Un muy buen comienzo para unos oídos que ansían seguir escuchando más detalles de la prestigiosa marca Rhoads. 


Siguiendo la estela nos topamos con un Ozzy que nos grita ¡¡All Aboard!! invitándonos a subir a uno de esos temas que marcó los 80 y el desarrollo de la guitarra en general, "Crazy Train" y su riff forman parte de la historia del Rock. Marcaron tanto las maneras que es imposible no entender el legado que nos dejó en tan poco tiempo el jovencito rubiales que tocaba con virtuosismo. Esencial y reconocible desde el primer momento, además dotada de otro de los mejores solos del disco.

Nos vienen los lagrimones con "Goodbye to Romance", es una balada con un pequeño rango acelerado en su final, que la convierte en una mini PowerBallad pero no es mi tema preferido del disco especialmente. Hay opiniones que dicen que su temática gira alrededor del final de Ozzy con Black Sabbath, otros piensan que tiene que ver con la separación de su primera mujer. En cualquier caso no me parece lo más destacable del disco a pesar de que suele aparecer en recopilatorios y shows en directo de nuestro particular loco.

El siguiente tema en la lista es un pequeño corte acústico llamado "Dee"en honor de Delores la madre de Randy y que se convierte en una pequeña delicia de cuerdas dulces en el mare magnum de riffs en el que esta sumergido el disco.

Y con "Suicide Solution" viene la leyenda. Al igual que ha sucedido con otros temas famosos de la historia del Heavy Metal que fueron demonizados y llevados al cadalso por pervertir almas puras, en este caso se llegó un poco más lejos. El argumento viene a ser que un joven canadiense llamado John McCollum se suicido mientras llevaba colocado en su walkman este tema, y su padre decidió llevar a los tribunales a Ozzy con la esperanza de demostrar una conexión entre la letra y el suceso trágico.El príncipe de las tinieblas se defendió alegando que la canción estaba dedicada a Bon Scott, muerto por consecuencia directa de una gran borrachera. La Corte Suprema de Usa decidió que no había pruebas concluyentes que vincularan los hechos al trabajo de Señor Osbourne y lo declararon inocente. En los aspectos artísticos es un gran tema Hard Rockero, se podría decir que cumple en todas sus facetas,y destaca en el conjunto del disco.



Impresionante la atmósfera que nos impregna "Mr Crowley", segundo single del disco y tema para la posteridad dedicado al famoso ocultista Aleister Crowley. Desde los acordes de organos tocados por Don Airey, misterio y oscuridad se dan de la mano en este alarde de genio y talento. Impresionante los solos que la componen con un claro sabor clásico que nos indica por donde se movían las inquietudes de Rhoads. Es una maravilla de canción. Para los curiosos la podrán encontrar en una de las escenas más importantes del videojuego Brutal Legend.


"No Bone Movies" destensa el ambiente o lo vuelve a tensar según como se mire poque es un tema que gira acerca de la adicción a las películas porno. Su vocación es de ser festiva, divertida y por qué no un poquito de relleno, pero ahí esta. "Revelation Mother Earth" es otra de las obras maestras del disco, aquí si podemos apreciar la peculiar voz de Ozzy, que si bien no tiene un aporte técnico evidente tiene un toque especial que la hace reconocible desde el primer momento, y en dicho tema nos transmite perfectamente la trágica y pesimista situación en la que se encuentra la maltrecha y dañada Tierra que es a quien va dedicada la letra. Temazo con un desarrollo muy interesante, y unas líneas de guitarra una vez más que quitan el aliento. 

Y ya casi nos vamos para casa con "Steal Away the Night", energía a raudales que nos pone las pilas y a punto para lo que sea. Muy buena, un perfecto cierre para el disco que nos deja un gran sabor de boca.

En definitiva un grandísimo disco que nos da perspectiva del legado para la posteridad que dejó el grande de Randy Rhoads, que poco después se ampliaría con la segunda producción de Ozzy en su carrera en solitario Diary of a Madman y último en el que colaboró el genio de Santa Mónica antes de su maltrecha pérdida. Creo que hemos resuelto de la ecuación la importancia que tuvo en la creación del álbum y su peso fundamental en la composición de todo ello, pero nos queda una duda. Sin él, ¿¿el MadMan hubiera llegado tan lejos??, probablemente no, pero como siempre hay quien nace con estrella y quien nace estrellado. 

Enjoy This Rock


Comentarios