Tesla - (2014) Simplicity

Tesla-2014-Simplicity



Trago agridulce el deber de reseñar esta nueva entrega de Tesla, uno de mis grupos favoritos de los cuales adoro casi todos sus discos, y es que cuando la escena se llenó de laca los de Sacramento tenían un no se qué, un que se yo, que siempre los hizo diferentes.


foto-tesla-2014
No voy a andarme con rodeos, Simplicity es firme candidato a ser el castaño del año, un disco bastante anodino que sigue la senda dibujada en Forever More, lo cual no es negativo ya que este último acabó gustando, sin embargo en este que nos atañe el momento de inspiración parece perdido y los temas no cuajan tanto. Por otro lado la voz de Jeff Keith está alcanzando un extremo de rotura que en ocasiones roza lo molesto, lo cual tampoco ayuda a digerir el disco. Y puesto a sacar peros, el sonido de batería no convence y el genio de Frank Hannon sólo aparece en momentos puntuales, así que la pérdida de pegada sin esas guitarras brillantes tan características dejan el disco visto para sentencia.

Curiosamente no puede empezar mejor con la intro de "MP3", con esas guitarras tan cuidadas que pronto se enzarzan en un riff denso y unas estrofas aburridas que no van a ninguna parte. "Ricochet" mejora un poco el percal, de corte fiestero anima el cotarro para pasar a una discreta "Rise and Fall", guiada por bajo y batería y algún destello guitarrero que no es suficiente para amenizar un tema soso de narices.



"So Divine" no me dijo gran cosa cuando se presentó como single, sin embargo ha ido ganando con las escuchas gracias a ese empujón que meten los músicos antes de un estribillo lo suficientemente pegadizo para agradar, y un solo a la altura de lo que se espera de Tesla. Y puestos a revivir el rollo más clásico del grupo vamos con "Cross My Heart", un medio tiempo positivo, alegre y con absoluto protagonismo de la acústica y los teclados, aunque la voz tan rota de Jeff empaña ligeramente un tema muy limpio que sin duda entra en el top 5 del disco. Otro comienzo muy característico del grupo abre "Honestly", Jeff a capella y Frank con la acústica guiándonos tranquilamente hacia un estribillo que no acaba de matar pero se puede digerir. 

foto-tesla-2014
Y entramos de lleno en el rollo setentero con el tremendo riff de "Flip Side", un tema con un rollete acústico molón para meter distorsión en un estribillo convicente. Con "Other than Me" llega la baladita de turno que desde luego no es "Love Song", llevadera aunque prescindible. "Break Down" sigue por los cerros densos y machacones hasta llegar a la joyita del disco, "Burnout to Fade", que es sin duda el diamante del álbum, una baladita con sus instrumentos perfectamente colocados, estrofas limpias y nostálgicas que nos guían hacia un puente subiendo la intensidad hasta el estribillo, melancólico y melodioso, como a nosotros nos gusta.

"Life is a River" es otro tema lento calcado a "Other than Me" aunque con algo de distorsión en el estribillo  que sigue apostando por estos temas en los que la voz de Jeff de antaño tal vez podría sacar algo especial, pero hoy por hoy quedan bastante discretos. Con una intro de bajo que parece traer un nuevo "Hang Tough" pronto vemos que no, que meten una batería infame y distorsión a cascoporro en otro tema aburrido que sólo se salva por un solazo de guitarra que quita el hipo, que sino a la hoguera. Seguimos apostando por la  distorsión con "Time Bomb", tema sin mucho que aportar quitando un estribillo que la salva de la quema y da pie al final del disco con "'Till that Day", otro tema basado en la acústica que tiene muy buenas estrofas pero un estribillo aburrido de cojones.

Y ya no da más de sí la cosa, la edición limitada trae dos canciones extra en acústico pero vamos, con estos 14 temas sin mucha chicha ya se nos hace lo bastante larga la cosa como para que se nos quiten las ganas de escucharlo en una temporada.

Y mira que me jode.

Comentarios