Whitesnake - (1980) Ready an' Willing



por: Innuendo

Vamos con otro disco de la serpiente, del año 80 y uno de los más famosos entre su excelente discografía. Hay algún cambio en la banda, consistente en la entrada a las baquetas de nada menos que Ian Paice en Whitesnake, lo que unido a que ya estaba en plantilla John Lord, así como al sonido puramente setentero de las guitarras, hace de este Ready an' Willing un disco bastante añejo y setentero por momentos, pareciéndose más a una secuela de Deep Purple que otra cosa, y habiendo momentos que os recordarán al Burn o al Stormbringer. Eso sin negar que en realidad el disco va en una onda mu continuista respecto a Lovehunter, casi no podrías decir que disco es anterior sin saberlo. Pues aquí hay más de lo mismo y no sé, la verdad, qué disco me gusta más.

foto-whitesnake-1980
Mientras, Roger Glover se prepararía para hacer las paces con Ritchie Blackmore y acabar produciendo y tocando el bajo para Rainbow, en tanto Ian Gillan sacaba su Glory Road en solitario. Bueno, una vez visto el contexto del disco, decir que particularmente es de mis discos favoritos de Whitesnake.

Bueno, al turrón:

1. El disco comienza con lo mejorcito, "Fool For Your Loving", quizá de las primeras canciones de Whitesnake que intentan pillar un sonido más ochentero, a lo que contribuye ese sensacional bajo tan pulsado de Murray que le da ese toque Fama. La verdad es que poco más hay que decir, se trata de una de las canciones más conocidas de la banda, que luego se regrabó más tarde para hacerla más en la onda del 1987.

2. La vena más Purple de Ready an' Willing se deja sentir con "Sweet Talker", con unos riffs que podrían haber estado perfectamente en un Burn o en un Stormbringer. De las más rapiditas del disco.


3. Seguimos ahora con un medio tiempo de lo más sexy, que se llama igual que el disco: "Ready an' Willing", donde Coverdale ya ejercita su típico tono de voz profundo a la perfección, y bueno, destacar el solo porque flipa bastante. Muy marchosilla la canción.


4. "Carry Your Load" pone un poco de contención en el disco, una canción más setentera que las anteriores si cabe, y que siempre me ha recordado muchísimo a Bad Company, con más paradas, suena muy clásica.

5. El momento de la balada arrebatada le pertenece a "Blindman", que está hecha a la medida de David Coverdale, que se luce cantándola, de forma digamos muy sentida y con algunos arranques de guitarra eléctrica y voz bastante intensos.

6. Otra de las clásicas clásicas: "Ain't Gonna Cry No More", donde aparecen teclados muy setenteros y unas acústicas dando ambiente, slides y otras sutilezas del hard rock chapado a la antigua. Muy buena canción.

7. El momento del blues puro y duro llega de la mano de "Love Man". Pues eso, un blues resultón en su faceta más animada que entona bien con el resto del disco. Bastante logrado aunque bueno, personalmente a Whitesnake los prefiero haciendo hard rock con influencia blues que blues puro.

8. Nos toca ahora la penúltima pista de este disco, "Black And Blue", con tintes de rock & roll de toda la vida y una ambientación de directo-club para darle su esencia al tema.

9. Y llegamos a la última canción que podéis votar: "She's A Woman", un buen cierre con comienzo lento y repentino cambio de ritmo, donde Coverdale alcanza sus registros más altos y, en fin, por eso quizá me recuerda por momentos al rollo Led Zeppelin. Eso y el riff de guitarra también la verdad.



Pues eso, Marsdeen, Moody, Coverdale, Murray, Lord y Paice en plena forma es lo que hay aquí, manteniendo bien alto el pabellón del hard rock antiguo de calidad mientras casi todo el mundo iba cambiando su sonido hacia formas más agresivas de heavy. Los Whitesnake, en cambio, se mantiene imperturbables, como si para ellos la llegada del año 80 fuera realmente un año más, ajenos a todo el cambio musical que se estaba produciendo. Bueno, como sabéis, se mantuvieron así sólo cinco años más, lo que en su momento dió que hablar, pero eso ya es otra historia.

Comentarios