Helloween - (1985) Helloween

Helloween-1985-Helloween

por: Innuendo

Llegó la hora… la hora de las brujas. Nada mejor que hoy para comenzar con este especial de Helloween. Una extensa discografía de 17 lanzamientos y una plétora de singles, maxis y EPs jalona el camino de estos célebres alemanes. En la primera etapa de la banda, muchos cambios esperaban en cada esquina, algunos dramáticos, otros no tanto, hasta llegar a hoy. Desde hace ya mucho tiempo Helloween se consolidó como una banda clave, de esas que integran el ABC del heavy metal, un estatus que no les ha impedido sacar nuevos discos regularmente en nuestros días, en los que parecen asentados en un estilo y sonido al que se diría que ya están acomodados. 


Helloween-1985-I
El comienzo de la etapa discográfica de Helloween lo constituye este EP homónimo que tenemos ahora a la escucha. No solo es que estemos en el día propio para escuchar este primer lanzamiento, es que conmemoramos el 30 aniversario de la banda. En marzo de 1985 salía al mercado este primer EP compuesto por cinco canciones. Como es lógico, en su momento el grupo de referencia era Iron Maiden, así que no debe sorprender que cuando este primer trabajo de Helloween llegara al mercado la crítica musical los comparara con ellos. Y es cierto que los riffs y fraseos del EP recuerdan indudablemente a la doncella. Baste con citar "Murderer" para caer en la cuenta de hasta qué punto esto es verdad.

Los cuatro chavales de Hamburgo que se juntaron para parir este prometedor disco fueron el Mk1 de Helloween: Kai Hansen a la voz y a la guitarra; Ingo Schwichtenberg a la batería (tristemente desaparecido y al que se tiene por inventor de la famosa calabaza-logotipo de Helloween); Michael Weikath a las guitarras y Markus Grosskopf al bajo. Los dos últimos no abandonarían a la calabaza metálica en toda su trayectoria, lo que se mantiene en la actualidad. En este “Helloween” el protagonismo compositivo recaería en Weikath y Hansen, -tónica habitual en la primera etapa de la banda- dejando para la posteridad una buena colección de riffs muy afilados y potentes, y un repertorio de canciones inolvidables en todas las neuronas de cualquier heavy que lleve un mínimo de tiempo en esto. Power metal, speed metal, heavy metal... a día de hoy las etiquetas nos deben resbalar un poco, pero nombrar esas tres ya debe ponernos al corriente de lo que vamos a encontrar aquí. Y por supuesto, ¿quién no sonríe al sonar la intro de "Starlight"? Es mítico por Dios. Que por cierto, según he podido leer, la canción de Halloween que suena en la radio está tomada de la película Halloween III.



Helloween-1985-II
Helloween probablemente no inventaran nada. Cuando ellos llegaron estaba todo inventado, pero hay que reconocer que lo que no tenían de originales probablemente lo superaron con una apuesta musical con muchísima personalidad. Habrá pocas cosas más inconfundibles en el heavy que el “sonido Helloween”, que reciclaba el heavy de la new wave y el “proto-speed metal” de Accept para añadir un poco de velocidad a la mezcla. Eso, junto con cierto optimismo en las melodías pusieron los cimientos de lo que hoy es un sonido único (aunque no instranferible, como sus clones se han encargado de demostrar en los años siguientes): el “happy Helloween”.

De este lanzamiento diría que fue prometedor, suponía un buen comienzo pero había que pulir más cosas. Y, sobre todo, dejaba con ganas de más, algo que fue resuelto unos meses después en este mismo año 85 con la salida de su primer larga duración: Walls of Jericho. La voz de gato atropellado de Kai Hansen no es precisamente algo que destaque como especial virtud de la banda, y es algo por lo que a muchos no les gusta esta primera etapa de la calabaza, aunque tantos otros recuerdan con cariño esas tonadillas gallosas de Hansen. En cuanto al mensaje de las canciones, no vamos a encontrar nada que no sea del típico Manual de lírica heavy: temática en contra de las drogas, la guerra y el control del poder, donde el tema de asesinos perseguidos como animales por el poder (qué represor el poder ¿eh? Mira que buscar asesinos...) es bastante recurrente ("Murderer", "Victim of Fate"), aunque siempre se trata de marginados sociales.



Pero no fue “Helloween” en realidad el debut de los alemanes. Un año antes, en el 84, se había editado una demo de dos canciones llamada “Death Metal Demo”. Una de ellas era una versión lenta de “Metal Invaders”, que no incluiremos aquí porque ya la veremos en su versión oficial del Walls of Jericho; la otra es “Oernst of Life” uno de esos temas de culto que pronto dejaron de aparecer en los directos de la banda. Además, al final del EP aparecía una “Surprise Track” que en realidad era un villancico, una coña más que nada, pero que no deja de ser una canción del disco.

Así que con esto nos componemos las siete canciones que nos dejan más bien en un LP corto, ya que alcanzamos por poco la media horita de duración... pero es una media hora con mucha Historia.

Comentarios