Helloween - (1985) Walls of Jericho

Helloween-1985-Walls-of-Jericho


por: Innuendo

Queridos foreros, nos toca dar un buen repaso al primer larga duración de Helloween. Después del primer EP, para cuya grabación habían fichado con Noise Records, la compañía esperaba el primer larga duración de los hamburgueses, que finalmente se llamó Walls of Jericho, y salió al público en Octubre-Noviembre de 1985 con esta pedazo de portada.

Helloween-1985-III
El disco fue todo un hito heavymetalero. Creo que puede decirse que es su disco más trallero, un trabajo donde las cotas de speed-power metal alcanzan mucha agresividad. Hay discos de Helloween posteriores que tienen fama de contundentes, caso de The Dark Ride o 7 Sinners, y no seré yo el que lo niegue, pero no llega ni por asomo a la altura de ese sonido con ataque, veloz, áspero y cañero de Walls of Jericho. Hasta tal punto es así que, para el sector de oyentes heavies más aguerrido, este sería su disco definitivo. Decir que lo último bueno que sacó Helloween es Walls of Jericho es otra opinión distinta, que se lee de cuando en cuando dentro de ese sector de público, aunque a ese parecer lo veo algo trasnochado, visto el plantel de discazos que vendrían después. Cuestión de gustos, por supuesto. Aunque, eso sí, no cabe duda de que toda esa tralla no vino sin contrapartidas. Todavía escuchamos una producción bastante enguarrada, que tapa bastantes partes de batería y convierte en ocasiones a las guitarras en una maraña sonora. Sabemos que esto se solucionó brillantemente a partir del disco posterior, aunque es cierto que se perdió por el camino mucha potencia también.


Pasando al disco, no encontramos, en apariencia, demasiada diferencia con lo que ya anticipaba el EP homónimo. En este sentido, hay que tener en cuenta que algunas de las canciones que aparecen en Walls of Jericho provenían de los primeros tiempos de la banda, cuando ni siquiera se llamaba Helloween, y Michael Weikath no se había sumado aún a la formación. Es el caso de “Gorgar” o “Metal Invaders”, que además esta última ya sabíamos que había integrado la demo editada en 1984, con un sonido diferente y peor producción. Pero también a esa época se remontan canciones como “Victim of Fate” o “Murderer”. Pietr Sielck fue miembro de este, por así llamarlo, “proto-Helloween”, al tiempo en el que esas canciones fueron hechas. Poco después dejó el grupo y se hizo las Américas para labrarse una buena carrera de productor, y más adelante fundaría otras bandas como Iron Savior. Todavía hoy se discute hasta qué punto Sielck fue coautor de estas canciones, que oficialmente están reconocidas solamente a Kai Hansen., aunque, como mínimo, Helloween ha agradecido a Sielck oficialmente por la "versión original" de "Phantoms of Death"

Helloween-1985-IVSea como fuere, y sin ignorar que por contexto “histórico” no hay mucha diferencia entre el EP y este LP, creo que aquí el sonido es más redondo, más acabado. Y también empiezan a asomar la patita las señas de identidad más claras de Helloween, unas sin las cuales Helloween hubieran quedado confundidos entre las innumerables bandas de speed-power germanas de la época que, pese a ser grandes algunas de ellas, no tenían tanto brillo y personalidad. En “Guardians”, por ejemplo, aparece por primera vez el power felizón que tanto caracterizarían luego discos enteros de la banda. Y en “How Many Tears” podemos ver claramente el “código genético” de la mayoría de las canciones de Stratovarius: una vieja canción made in Weikath, con grandes dosis de dramatismo y tristeza, pero a la vez muy acelerada y potente. Había ya por tanto cosas que se diferenciaban del primer EP, aunque la evolución más clara llegaría con los Keepers, de eso no cabe duda.

“How Many Tears” también nos vale como ejemplo de otro cambio importante, en concreto, puede percibirse por primera vez la pericia con la que Ingo Swichtenberg manejaba el doble bombo, y que tanta idiosincrasia daría al sonido del grupo. También en “Heavy Metal (Is The Law)”, el primer canto de Helloween a la parroquia heavy, hay otro buen ejemplo de esto. Por cierto, esos sonidos de directo de esta canción son más falsos que un billete de 14 €. La canción es 100% de estudio. La verdad es que la base rítmica de Helloween siempre ha sido muy peculiar, ya que añadía a la mezcla lo que llevamos dicho de la batería con el bajo de Markus Grosskopf, muy característico por esos simpáticos fraseos de bajo, como sincopados y a contratiempo, que combinaba muy bien con la metralla de notas al unísono con las guitarras.



Otro aspecto en el que el Walls of Jericho se diferencia del EP es la temática de las canciones, porque aquí aparece ya la fantasía a cascoporro. Pero no hablamos de fantasía de unicornios y hadas, no, hablamos de fantasía más bien apocalíptica: ejércitos de dioses cayendo desde el cielo, espada en mano ("Metal Invaders"), de invasiones de reptiles químicamente alterados fagocitando a la humanidad ("Reptile", aunque en realidad es todo una metáfora del SIDA) o de hordas de Satán insidiosamente camufladas entre las personas, con apariencia de normalidad, esperando el momento oportuno para degollar a los hijos y violar a las mujeres de la humanidad ("Phantoms of Death"). Todo ello a ritmo de heavy metal endiablado y al son de la voz caótica de Hansen. Es más, incluso en la felizona “Guardians” parece haber más ironía que optimismo si se tiene en cuenta que trata de una sociedad de individuos lobotomizados, cuyos dirigentes “atornillan” cerebros, con las “características adecuadas”, a los disidentes inadaptados. Como en “Un Mundo Feliz” pero a lo burro.

Casi me olvidaba de “Judas”. Un tiempo después de sacar Walls of Jericho, ya en 1986, se editó esta canción como sencillo, que venía con "Ride The Sky" y "Guardians" en versiones de estudio, solo que con el añadido de unos cuantos aplausos de pega (le habían cogido el gustillo a meter “fakelive”). En la contraportada del single puede leerse “Judas está dedicado a todos aquellos políticos que hablan como humanos y actúan como monstruos”.

Comentarios

  1. Muy buena critica de uno de los discos mas importantes del genero. La creatividad y genialidad de Hansen, Weiki y Piet Sielck, que yo también creo que tuvo bastante que ver en muchas canciones, en esa época era apoteósica. No voy a decir que este sea el mejor disco de Helloween porque los dos siguientes son lo mas, pero si que es su disco mas honesto. Una autentica obra de arte y aún pudiendo pecar de mala producción, no me lo imagino de otra manera. Es decir, este Walls of Jericho con una producción del siglo XXI y un mejor cantante que Hansen en esa época no mejoraría el producto, al contrario.

    Ah! por cierto, Ride the Sky y Guardians del EP Judas en su primera edición fueron grabados en directo, concretamente el 7 de Junio del 86 Gelsenkirchen. Fue en ediciones posteriores donde se cambiaron por los dos temas de estudio con los ambientes de directo, algo inexplicable.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario Aphasia. Pero sobre todo por la información que has añadido, que desconocía. La añadiré a la crítica en cuanto investigue un poco sobre el tema. Te invito a que comentes en los otros discos de Helloween que he ido revisando, seguro que tus correcciones y aportaciones pueden ser de mucho interés.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. También aprovecho para pedirle a nuestro excelso Jalbreaker que arregle un poco la crítica, ya que a la hora de "maquetar" el texto (cortar y pegar jeje) ha intoducido trozos de texto en medio de otras frases, lo que hace que no siempre se siga la crítica.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya está arreglado amigo Innu, meneando fotos se me fue un párrafo a por uvas, si detectas algo más coméntalo y lo apaño. Desde luego mis disculpas, no es de justicia hacerle eso a la pedazo de crítica que te has marcado.

      Eliminar

Publicar un comentario