Angeles del Infierno - (1984) Pacto con el Diablo

Angeles-del-Infierno-1984-Pacto-con-el-Diablo


por: Jalbreaker

Siempre es un gustazo revisar uno de esos clásicos entre los clásicos, de los que nada más pincharlos esbozas una sonrisita a sabiendas de lo que se te viene encima, de los que te hacen recordar viejos tiempos y decir, joder, cuánto tiempo sin escucharlos pero cuánto me gustan Ángeles del Infierno.

Angeles-del-Infierno-I
Así que toca rescatar del letargo el impresionante debut de la banda guipuzcoana y así reivindicar un poco a Ángeles del Infierno como una de las bandas más grandes del metal patrio, y que como no podía ser de otra manera, quedó tristemente relegada a un segundo plano hoy día en el panorama nacional pese a mantenerse en muy buena posición en las Américas.

Tal vez sea porque pillaron rebufo del auge de Barón Rojo u Obús que injustamente no se les tenga como uno de esos grupos pioneros que marcaron época, pero sí le dieron al heavy patrio ese toque afilado de agudos imposibles como nadie, unos Judas Priest hispanos, duros y macarras como tenían que ser, pues no eran tiempos fáciles y Ángeles del Infierno tuvieron un duro recorrido hasta conseguir editar su primer disco. Para ello hay que remontarse a la fundación del grupo en 1978 cuando el guitarrista Robert Álvarez, después de vivir 10 años en Suiza, conoce al bajista Santi Rubio y juntos deciden poner en marcha un proyecto llamado The Flood, orientado a hacer versiones de los grandes de los 70, completando la formación Manu García a la rítmica e Iñaki Munita a la batería, sin embargo en el apartado vocal no termina de cuajar nadie y según cuenta la Wikipedia, pasan hasta 14 vocalistas en el periodo 79-82, momento en el que aparece Juan Gallardoy dice "aquí estoy porque he venido", con lo que y procede a volcarle las pelotas al personal. El puesto obviamente, quedó cubierto.

Consiguen colar un tema suyo  en el Gipuzkoa Star 82, "Rock and Roll", que más tarde se convirtió en "Todo lo que Quiero", y a partir de ahí, lo tradicional, chupar carretera a fuerza de directos para labrarse una reputación que les llevó a telonear a grupos como Motörhead o Saxon, hasta que Jesús Caja que por entonces movía a BanzaiBarón Rojo, flipa en el Mazarrock del 83 y se convierte en su manager, así como el Mariscal Romero consigue su fichaje por la Warner, puntos clave de su carrera que les llevan a grabar este Pacto con el Diablo que nos atañe, con el que incluso llegan a telonear a unos inconmesurables AC/DC.


Llegamos al estreno con una producción bastante decente para la suerte que corrieron en ese apartado las bandas de metal patrio de entonces, no en vano contaron con ingenieros de sonido que habían trabajado con Judas, y se pasan el rato metiendo en pistas mucha mala leche con letras malévolas y sociales "de época", y un deje a Judas Priest que da gusto oirlo. Nos metemos de lleno pues, así para empezar sin calentar ni nada, en uno de los himnos por excelencia de la España ochentera y una de las canciones bandera de Angeles, "Maldito Sea tu Nombre", un comienzo por todo lo alto con Robert Alvarez disparando su riff y los agudos imposibles de Gallardo, que hasta en playback volvían loco al respetable.

Pocas cosas puede haber más macarras que "Rocker", un tema de letra superflua a la par que cierta, sino fíjate como te envenenan el riff y las voces, sin duda otro tema bandera del grupo que nos pone a tope... y lo sabes. Siguen perfectamente la estela de lo que mola el rollo y lo bonito que es ser heavy dibujando un concierto en "Unidos por el Rock", con una letra para enmarcar que se supera por momentos, de esas que se acaban haciendo tan entrañables que cuando las canturreas te miran con cara rara, pero tú a lo tuyo igual de feliz.

"Guitarras imágináis quemando vuestras manos, melenas al viento están sellando nuestra unión."


Comienzo tipical "bristish steel" para "Esclavos de la Noche", un tema peligroso que se clava en tu cerebro antes del derroche apocalíptico de "Sombras en la Oscuridad", con un Gallardo volando por los tonos altos en unos alaridos irrepetibles, para rematar la temática con un contundente "El Principio del Fin", tema crudo donde los haya para esconderse debajo de la cama.

Angeles -del-Infierno-II
Cambio de tercio para pasar a la reivindicación social de "Condenados a Vivir", a base de riff machacón y mucha mala leche, para pasar a acercarnos a lo más parecido a una balada que encontraremos en el disco, que no es otra que "Sangre", un tema que desprende un desamor lúgubre que siguiendo la temática se engancha perfectamente a "No Juegues con Fuego", todo rabia y desapego en un tema rockero con una rítmica soberbia que te graba el estribillo "a fuego", de siempre de mis favoritas del grupo oiga.

Y para finalizar, tema homónimo y divertido que relata el "Pacto con el Diablo" de un muchacho, mucho ritmo en un tema breve para acabar un disco enorme, repleto de TEMONES que ha llegado a ser por derecho propio un clásico indiscutible de nuestra historia.

Ahora, toca pincharlo otra vez....

Comentarios