Tokyo Blade - (1984) Night of the Blade

Tokyo-Blade-1984-Night-of-the-Blade


por: Jalbreaker

Cualquier momento es bueno para recuperar uno de mis discos favoritos y hoy toca darle candela a Night of the Blade, clásico por excelencia que siempre aparece en cualquier tertulia acerca de la NWOBHM que se precie, de esas que van un peldaño más allá de Iron Maiden, Saxon o Def Leppard, de esas que conforme te vas quedando con nombres de grupos y empiezas a indagar no haces más que descubrir bandas y bandas y más bandas, que ligeramente esbozan la punta del iceberg de uno de los más grandes movimientos que ha dado la música, y sentaron las bases para todo lo que vino después.

Tokyo-Blade-1984-INight of the Blade llegó cuando la NWOBHM había madurado, perdida la inocencia se daba la escena por acabada y gran parte de las bandas que se habían hecho un nombre en el mundillo ponían su miras en el mercado americano, haciendo su sonido más melódico y accesible, pero Tokyo Blade siguieron fieles al camino iniciado en el debut, afilando su heavy metal entre letras típicas de la época, que si los peligros de la noche, que si me aprieta la bragueta, bestias, samurais y demás parafernalia que fascinaba a los jóvenes peludos por aquel entonces....

La cosa no empezaba muy recta, Andy Wrighton se incorporaba al bajo tras la salida de Andy Robbins, y la Powerstation presionó al grupo para deshacerse del vocalista Alan Marsh ya que al parecer buscaban algo más del rollo David Lee Roth... desde luego que la idea no pegaba ni con cola y con el disco ya grabado la broma era para partirse el ojete. Para ello ficharon a Vic Wright, con un timbre parecido aunque ligeramente más limpio y manejando bastante bien los tonos más altos del disco, que tuvo que regrabarse para que nuestro nuevo "Diamond Vic" se estrenara con los Tokyo. Como curiosidad. en 1998 se publicó Night of the Blade... The Night Before, con lo que era la primera versión del disco con Marsh a las voces.

Tokyo-Blade-1984-IIA pesar de todo la fórmula funcionó, con un atuendo algo más julandron aunque nada escandaloso para la época lanzaron en 1984 Night of the Blade, su disco más laureado, una placa ganadora que siempre se toma como referencia de la NWOBHM y un clásico para la posteridad que vamos a degustar como se merece.

Suenan los primeros acordes de "Someone to Love", que a juzgar por el título y la primera impresión parece que va a sonar más comercial de lo que nos encontramos en las estrofas, catapulta directa a uno de los temas estrella, "Night of the Blade", donde se disparan las guitarras y el bombo hacia unas estrofas agónicas con esos ecos que encajan como un guante en la atmósfera del tema.

Pasamos al ritmo jugón de "Rock Me to the Limit", cortado en otra tanda de estrofas memorables que nos llevan a un estribillo de lo más simplón y efectivo. Hay que ver cómo brilla en este tipo de temas Vic Wright, que sin ser un cantante de técnica potente cumple e interpreta transmitiendo cierta nostalgia enrabietada, culpable del enorme encanto que desprende este disco.Y para muestra un botón, otra interpretación brillante en la parte lenta de "Warrior of the Rising Sun", un tema que narra la dura vida del Samurái, dando espadazos por el mundo, y ante el que sólo queda quitarse el sombrero por la montaña rusa de sensaciones que alcanzan con los cambios de ritmo.

Por si no hubiéramos llegado ya al infarto rematamos con "Unleash the Beast", un chorreo guitarrero inicial que nos lleva a una constante huida hacia adelante; con ese estribillo se convirtió en mi favorita desde el primer día, la bestia nos persigue y sólo queda correr:

"Running, running for cover 
Running, unleash the beast"


Introduce la batería un ritmo facilón al que se le van incorporando el resto de instrumentos, "Love Struck" es sin duda un canto al desamor con protagonismo absoluto de una contundente base rítmica, pero desamor con mala leche eh, que la Cuchilla de Tokyo no tenía tiempo para mariconadas aunque sí para temas lentos, o al menos en parte de ellos, y es que el sublime comienzo de "Dead of the Night" se ve culminado en el 1:20 con una espectacular guitarra afilada que desmonta un tema con un sólo de antología, un tema por cierto que siempre me ha parecido tener el "Children of the Damned" de la doncella en el retrovisor.

Y para cerrar "Lightning Strikes", un tema solvente con esos destellos muy a lo Icon del Night of the Crime,  tema pegadizo y comercialote que pone el broche a una de las joyitas del género, bastante reconocida cuando se habla de ella todo hay que decirlo aunque lamentablemente siempre en un segundo plano respecto a los colosos de la escena... pero sin nada que envidiar!

Comentarios