Helloween - (1991) Pink Bubbles Go Ape

Helloween-1991-Pink-Bubbles-Go-Ape


por: Innuendo

Vamos con el quinto trabajo de la banda y cuarto LP: Pink Bubbles Go Ape. Eran tiempos de cambio en el combo alemán, de eso no cabe duda, y por muchas razones. El rumbo musical que tomó la banda es el cambio más obvio...


Helloween-1991-INo es ningún secreto que este disco tomaba unos derroteros mucho más comerciales que los discos anteriores. El giro al pop-rock es notorio en canciones, por ejemplo, como "Number One" o "Goin’ Home". Ni siquiera diría que estamos ante un disco de hard rock estrictamente hablando, pues el hard rock siempre tiene algo de conexión con el blues y el rock and roll, y en este caso la orientación era mucho más popera, especialmente en algunos estribillos. En no pocos pasajes del disco, casi diría que se percibe un disco de pop comercial disfrazado de heavy, porque las guitarras están distorsionadas y la base rítmica suena potente, pero las melodías, especialmente las vocales, estaban orientadas claramente a ese estilo musical, donde hasta la portada era una claro reflejo del abandono de la "épica fantástica" de los anteriores trabajos. En este sentido también destaca I’m Doin Fine Crazy Man", por ejemplo. Por supuesto, los que conocen la trayectoria de Helloween saben perfectamente que el máximo exponente de ese cambio vino con el Chameleon, el disco posterior, de 1993, que daba todavía una vuelta más de tuerca a ese giro comercial, y muchas veces edulcorado, de las canciones.

Ojo, esto, en sí, ni es bueno ni malo, es cuestión de gustos. Naturalmente se entienden las críticas al disco entre la parroquia heavy, porque el público heavy era la audiencia principal a la que estaba dirigido este nuevo lanzamiento. Sea como fuere, la ventaja de escuchar este disco ahora mismo es que podemos juzgarlo sin necesidad de estar comparándolo constantemente con los anteriores. Ya no está ese shock de sorpresa que tuvieron los seguidores de la banda en su época. Todo el mundo tendrá su opinión. Si yo tuviera que resumir este disco en pocas palabras, diría que: 1) Es un disco con una producción excelente; 2) que es simplemente correcto en lo musical; 3) que la mitad de los temas sin embargo son de sobresaliente, debido sobre todo a la mano de Roland Grapow, que salva los muebles heavies de la banda con sus canciones y 4) En absoluto me parece un disco malo, pero tampoco diría que muy bueno.


Esto no solo lo digo yo, lo dice también el propio Weikath, quien en más de una entrevista ha reconocido que de este disco “se saltaría” todas las canciones menos las de Grapow. Yo no iría tan lejos, porque creo que todo el disco se disfruta bastante, entra fácil y no tiene temas malos. Pero sí que es verdad que esas canciones compuestas por Grapow, como "Someone’s Crying" o "The Chance", devuelven el pulso a un disco que se vuelve, conforme avanza, un tanto empalagoso. Esas dos canciones aportan toda la épica y la rapidez que se habían dejado en los Keepers. Y esas dos canciones, en mi humilde opinión, están a la altura de las que encontramos en los Keepers. Curioso, o quizá no tanto, que tengamos que esperar a que el disco avance para poder oir algo de caña.

Pero vamos con un poco de contexto: 1991 y sale Pink Bubbles Go Ape, lo que quiere decir que Helloween había tardado bastante en volver con nuevo disco, desde el segundo Keeper de 1988. Algo muy poco habitual en aquella época ¿Por qué? Por un cúmulo de razones que voy a intentar resumir aunque también son bien conocidas. La primera fue el cambio de discográfica, que no vino sin follones.


En 1989, Helloween fichó por EMI, para tener más proyección y porque al parecer Noise Records estaba viviendo de garrapata de la banda, forrándose a su costa y dejando con muy pocos emolumentos a nuestros artistas. Sin embargo, Noise Records denunció a Helloween porque decían que todavía tenían contrato en vigor con ellos. Como resultado del follón, se llegó a la determinación de que, mientras no se resolviera el conflicto (y no lo hizo hasta 1992), la banda no podría editar nada fuera de Reino Unido, Europa y Japón. Esto tuvo como resultado que en USA aumentaran los rumores de que la banda se había disuelto en plena etapa de auge y gloria.

No es extraño por todo esto, que en 1989 y 1991 vieran la luz sendos recopilatorios por parte de Noise Records para, ante la falta de discos, llenar la cuenta bancaria de su gallina de huevos de oro con grandes éxitos.

Helloween-1991-II
Helloween por su parte siguió trabajando en lo que sería Pink Bubbles Go Ape, pero también por este lado había problemas. Querían contar con Chris Tsangarides para la producción, pero su llegada se demoró mucho, ya que tuvieron que esperar a que acabase su labor con el Painkiller de Judas Priest. En 1990 se pusieron a la tarea y, finalmente, el 21 de mayo de 1991, salía al mercado (pero no en USA, claro) el Pink Bubbles Go Ape. Como habréis quizá percibido, Weikath compuso muy pocas canciones para este disco. Según el propio Weikath, la culpa la tuvo Chris Tsangarides, que (siempre según él) le boicoteaba sus canciones y siempre prefería las de Kiske a las suyas. El enfado de Weikath con su nuevo productor-estrella aumentó cuando se decidió que una canción de coña compuesta por Weikath, y con letra suya y de Kiske, llamada “Heavy Metal Hamsters”, integraría el tracklist principal del disco en lugar de perderse por alguna cara B de un single. Por cierto, a los fans de Purple no se les habrá pasado por alto que la intro de esa canción es un homenaje a “Rat Bat Blue”. Esta fue, básicamente, la aportación de Weikath al disco, junto con la popera y agradable “Number One”. Para que luego digan que aquí el popero comercial era solo Michael Kiske.

Este disco contó asimismo con dos singles. El primero fue "Kids of the Century", y se sacó como anticipo del disco para que los aficionados captaran el mensaje de que seguían vivos. "Kids of The Century" era un tema marcadamente comercial y animado, pero nada que tuviera que asustar a los fans, ya que también era bastante potente y heviorro. Después de todo, los Keepers eran así.

Este single traía varias Caras B. Una de ellas una versión de "Blue Suede Shoes" de Elvis Presley, una vieja canción de 1955, archiclásica, compuesta por Carl Perkins. La otra Cara B era una novedad: "Shit And Lobster", la primera canción de Helloween compuesta en solitario por Markus Grosskopf. Repito: que luego digan que Kiske solamente era el popero. Esta canción hubiera hecho llorar de emoción a Blink 182. Nuestro bajista se lanzó a componer para este disco, y también aparece acreditado junto a Kiske en "I'm Doin' Fine Crazy Man".

De "Kids of the Century" se sacó un videoclip, bastante cutre, la verdad se dicha:


El otro single fue sacado ya en 1992, y fue el de la canción “Number One”. Una de las Caras B era “Les Hambourgeis Walkaways”, una instrumental de Weikath que, según cuentan, ya quiso meter en algún Keeper pero no le dejaron (a mí no me parece tampoco la octava maravilla, sinceramente). Es fácil detectar que el título parafrasea cierta canción del siempre grande Gary Moore. La segunda Cara B es "You Run With The Pack", uno de los temas más heviorros de estos Helloween, compuesto por Markus Grosskopf que, ahora así, demostraba sus raíces metálicas. Sinceramente la hubiera cambiado por alguna que otra del disco principal.

Todavía nos queda alguna canción por nombrar: “Back In The Streets”, otra buena canción de factura Grapow, y también de las que más poso heavy llevan de todo el disco y, finalmente, una bonita balada de Kiske que cerraba el trabajo: “Your Turn”. Hablando de Kiske, en este LP no se le ve tan espectacular como en los Keepers, sobre todo debido al tono de las canciones, más facilón y menos dado a alardes épicos y agudos, pero aun así demuestra que sigue siendo un auténtico superdotado con las cuerdas vocales. Todavía hay por ahí alguna canción en este disco, como es el caso de "Mankind", en la que se deja testimonio de su enorme talento. "Mankind" es una canción con aires progresivos muy curiosa, quizá la más diferente a las demás de todo este Pink Bubbles Go Ape.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
MIENTRAS TANTO EN LA FAMILIA HELLOWEEN:
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

-1990: 

-Kai Hansen debuta con sus Gamma Ray, con el disco Heading for Tomorrow. Ralph Scheepers, esta vez, no se lo piensa y pone las voces. -Segundo trabajo de Pink Cream 69, en este caso se trata de One Size Fits All. Otro disco de hard rock muy bueno donde Andi Deris sigue demostrando lo buen vocalista que es.

-Faceless World, tercer disco de UDO, con Stefan Schwarzmann a las baquetas. Un disco muy bueno pero muy orientado al mercado americano hardrockero.

-Uli Kusch batería en World Chaos, cuarto disco de los thrashers Holy Moses.

-1991:

-Uli Kusch se une a Gamma Ray. Ese mismo año verá la luz el segundo trabajo de los chicos de Hansen, Sigh No More.

-Timebomb de UDO, con Stefan Schwarzmann a la batería. Vaya ritmo el del alemán, a disco por año. En este lanzamiento se deja de hard rock y vuelve a la tralla de Mean Machine.

-1992:

-Uli Kusch abandona Gamma Ray y se dedicará a otros proyectos ajenos al heavy, hasta que sea reclutado por nuestra banda. 

-Stefan Shwarzmann se queda en paro como consecuencia de la vuelta de Udo a Accept. Finalmente acaba de vuelta en Running Wild. Graba el discazo llamado Pile of Skulls. Culo de mal asiento, tampoco duraría mucho más allí (ni en Helloween, pero de esto ya hablaremos en otra ocasión).

Comentarios