5 discos de Hard Rock ochentero que no te debes perder (I)


Aaaaahh el  Hard Rock ochentero, hombres vestidos como mujeres atentando contra la capa de ozono y la armonía visual entre laca, hombreras y lentejuelas. Ritmos blueseros y estribillos accesibles bañados por litros de reverb y coros pomposos, con sus letras superficiales más algún tecladillo aquí y allá, consiguieron lanzarlos en las listas de éxitos y posicionarlos entre los discos más vendidos de aquellos años (y de la historia en algunos casos). 

Glam Metal, Hair Metal, Pop metal, o simple y llanamente "panda de mariconas", son algunos de los intentos por denostar un estilo que reinó durante más de medio lustro con su esplendor entre 1986-1992, que sin ser la quintaesencia de la música sí que proporcionó horas y horas de canciones memorables, por lo que tampoco vamos a preocuparnos a estas alturas por las etiquetas o lo que la gente que come cadenas y mea napalm pueda llegar a pensar. Repasemos algunos de los culpables de que este estilo fuera grande, escogidos al azar y sin orden de preferencia:

Europe - (1986) The Final Countdown

- Tinoniiiinoooooo, tinoninoniiiiiiii - Es irremediable aguantarse de lo manido que está el jodido tema, pero Europe trascendieron las barreras del estilo para convertirse en un fenómeno universal que dura hasta nuestros días. Con este tercer disco se reinventaron alejándose de sus raíces netamente heavies para dar el salto melódico al mainstream con un disco que es mucho más que las míticas "The Final Countdown" o "Carrie", ya que asegurando el nivel quedan las archiconocidas "Rock the Night" o "Cherokee", frente a las que no desmerecen temazos como "Ninja" o "Danger on the Track".
Lee nuestro especial pinchando >AQUÍ<.



Guns n' Roses - (1987) Appetite for Destruction

En una escena de pretensiones macarriles pero algo moñas los Guns vinieron a ponerle la etiqueta de 100% genuino al asunto: sexo, drogas y rock n'roll a la n-esima potencia, sin romanticismos ni leches. Appetite for Destruction es uno de los debuts más apabullantes de la historia (si no el que más), un vuelo directo de las pequeñas salas en la escena sleazy angelina a los estadios, a pesar de la censura, que deja para la posteridad "Welcome to the Jungle", "Sweet Child O'Mine", "Paradise City", y en segunda línea pero no por ello menos buenas "Nightrain", "Out Ta Get Me"... Imprescindible? Desde luego, cono su historia >AQUÍ<.



Def Leppard - (1987) Hysteria


De respetado grupo de la NWOBHM, Def Leppard dieron un vuelco a su sonido con su disco previo Pyromania, que fue un rontundo éxito y  logró hacerse con su propósito: conquistar las Américas. Su sucesor no lo tendría fácil y el comienzo no podría ser más desalentador, con el grupo en la cima el batería Rick Allen pierde un brazo y, lejos de buscarle un sustituto, se adaptó la batería y siguieron apostando por él. El resultado? Un absoluto número 1 siendo uno de los discos más vendidos de la historia, los himnos "Pour Some Sugar on Me", "Rocket", "Women" o la power ballad "Love Bites" justifican ese estatus. Si quieres saber más del disco pincha >AQUÍ<.




Bon Jovi - (1988) New Jersey


Si un grupo lo fue todo en el género, esos fueron Bon Jovi. Con el Slippery When Wet reventaron el mercado y se erigieron como los reyes del estilo, pero no contentos con ello, New Jersey mantuvo el nivel conviertiéndose en otro superventas al momento, lo que les llevó a una de las giras más extensas de la historia con millones de discos vendidos que casi trajo consigo la disolución del grupo. "Bad Medicine", "Lay Your Hands on Me", "Blood on Blood", "Born to be My Baby" o el baladón "I'll be There for You", con temazos en segundo plano como "Wild is the Wind" o "Stick to Your Guns" firman otro de los clásicos entre los clásicos que todo hardrocker debe poseer en su discoteca. Lee la crítica >AQUÍ<



Whitesnake - (1987) Whitesnake

- Au au auuuuuuuu.- Oh sí nenas, ahí estaba David Coverdale con su remozada formación de guaperas asaltando el mercado americano. Slide It In ya fue regrabado para su edición americana adaptándose a las exigencias del respetable, con lo que su sucesor se podía intuir se enfocaría hacia ese mercado, lo cual vaya por delante, no significa nada negativo. Obra cumbre para muchos y repudiado por vendidos para unos pocos, el 1987 o Whitesnake elevó a Whitesnake de entre los respetados grupazos de la época hacia el olimpo hardroquero. "Still of the Night", "Bad Boys", "Give Me All Your Love", la regrabación de "Here I Go Again" o la archiconocida entre las baladas, "Is This Love" rematan otro disco lleno de temazos dignos de poblar nuestros recopilatorios de época. Puedes saber más del disco haciendo click >AQUÍ<.


Comentarios