At Vance - (2003) The Evil in You

At-Vance-2003-The-Evil-in-You

por Innuendo:

Nos situamos en 2003, para presentar este trabajo de los alemanes At Vance, liderados de forma incuestionable por el guitarrista Olaf Lenk (la prueba es que compone todo el disco prácticamente). Se trata de un disco que inaugura la breve época Mats Levén de la banda, que se extendió por dos discos: este The Evil In You y, más adelante, Chained. Pese a que Mats Levén ya tenía su reputación por otros proyectos previos, como, singularmente, por Yngwie Malmsteen, lo cierto es que en At Vance tenía el listón muy alto con el legado de Oliver Hartmann a las voces, que había sido miembro fundador de At Vance y había grabado los cuatro primeros discos de la formación. Parece que entonces hay un pulso de egos entre Hartmann y Lenk, que acaba con la salida de la formación del vocalista, justo con buena parte de la plantilla de músicos que integraban At Vance. Es entonces cuando, renovando la banda, Lenk decide contar con los servicios de Levén.

At-Vance-2003-I
Tracklist:

1. Fallen Angel
2. Broken Vows
3. The Evil In You
4. Stronger Tha You Think
5. The Curtain Will Fall
6. One Million Miles Away
7. Right or Wrong
8. Shining Star
9. Street Of My Dreams
10. Caprice No.16
11. Princess Of Ice.
Edición Deluxe:
12. Angel of the Dark
13. You Will never Take My Soul
14. N.o.w.


En este quinto disco, The Evil In You, At Vance ofrece un sonido completamente situado en las coordenadas del heavy metal melódico nórdico. Lo que tenemos a la escucha presenta una producción impecable, un sonido muy compacto y una gran elegancia y cuidado en todos los arreglos, con cierto parecido a otra formación germana que estaba arrasando por aquellas fechas en el mundo heavymetalero: Masterplan. Estas producciones nórdicas siempre ofrecen seguridad en este aspecto. Y si no suelen suscitar muchas sorpresas porque ya se sabe a lo que se va en este tipo de sonidos, las garantías de calidad y clase compensan con creces ese inconveniente (que, por lo demás, tampoco lo es tal para muchos aficionados). Lo mismo puede decirse de las voces: Hartmann, Lande, Levén… son vocalistas todos ellos en el fondo parecidos, que destacan por un rango medio elegante, bien modulado, pero que pueden subir hasta la luna si quieren.


El disco comienza apuntando fuerte hacia el power metal melódico con "Fallen Angel", pero hay que anunciar desde ya que el power metal no es, a mi parecer, ni siquiera la nota predominante en este disco. De hecho, me atrevería decir que la primera canción es de las pocas que cabe inscribir con claridad en el power metal. Otras canciones más veloces y frenéticas del disco (siempre dentro de la contención “delicattessen” de At Vance), como por ejemplo “Stronger Than You Think”, “Right Or Wrong” o “Street of Dreams” (nada que ver con el tema homónimo de Rainbow) no tienen un signo marcadamente power, sino que se trata simplemente de temas de heavy metal puro y duro.

At-Vance-2003-II
 Donde, en mi humilde opinión, se crece el disco en esos medios tiempos que nos ponen los pelos de punta, al beneficiarse mucho de las habilidades vocales y los amplios registros de un Mats Levén que no solo está pletórico en cuanto a rendimiento, sino también en cuanto a capacidad de crear melodías que nos tocan la fibra sensible. Tal es el caso de la maravillosa “The Curtain Will Fall”, con un estribillo poderoso que no puede dejar indiferente a ningún aficionado a la música o, sobre todo, “One Million Miles Away”. Difícilmente puede igualarse en buen gusto y etiqueta a este absoluto temazo.

“The Evil In You”, tercer corte del disco, es otro medio tiempo de tipo quizá más clásico, con un riff de guitarra un poco más oscuro y un estilo martilleante en el estribillo que los diferencia del resto de medios tiempos más melódicos. La balada del disco es “Shining Star”, que si bien cumple con las expectativas de “tema lento del disco” no me parece especialmente memorable.


Heavy metal melódico, algo de power, muy contenido en cualquier caso… ¿qué nos falta? Por supuesto, los aires “neoclásicos”. Estos están más o menos presentes, sin mucho alarde tampoco, en ciertos pasajes de las canciones. Donde más claro se ve es una más bien discreta instrumental, “Caprice No 16” (versión para guitarra de una composición original de Niccolo Paganini, compositor italiano del siglo XIX) que nos sirve de calentamiento antes de entrar en la despedida del disco con “Princess Of Ice”, otro tema marca de la casa, que me ha recordado particularmente a Masterplan.

At-Vance-2003-IIIFinalmente, la versión deluxe del disco trae otras canciones que también son recomendables, aunque creo que es mejor hacerse primero con las once canciones originales. En primer lugar tenemos “Dark Angel”, una canción que recuerda mucho en estilo a Yngwie Malsmteen; en segundo lugar, “You Will Never Take My Soul”, un medio tiempo algo inferior en inspiración a los que vemos en el disco; finalmente, “N.o.w.”, otro buen tema con mucha carga melódica aunque de ritmo rápido.


En resumen, un disco que trajo una reinvención de At Vance, donde se pudo decir “misión cumplida” pese a la dificultad que presentaba una renovación de tal calibre, y donde la formación se dejó por el camino buena parte de su impronta de power metal neoclásico, sin abandonarla del todo, ya que el sonido de este The Evil In You no es rompedor con el de discos anteriores. El disco merece mucho la pena. Si os gusta Yngwie Malmsteen, Jorn Lande o Masterplan es una apuesta segura. Espero que lo disfruten.

Comentarios