Metallica - (1983) Kill 'em All

Metallica-1983-Kill-em-All


por: Jalbreaker

"Batería busca otros músicos de metal para hacer jams de Tygers of Pan Tang, Diamond Head y Iron Maiden."

Metallica-1983-ISegún la Wikipedia - que servidor ni había nacido - así rezaba el anuncio mediante el cual un pipiolillo danés, Lars Ulrich, buscaba un guitarrista a través de la revista Recycler para formar una banda con influencias de la NWOBHM. Era 1981 y el muchacho iba para tenista, más por vocación paterna que otra cosa, pero en sus viajes por Europa como joven promesa del tenis desarrolló su gusto por el Heavy Metal, así que oye, tras un concierto de Y&T salió todo flipado y decidió cambiar raquetas por baquetas. En esas andaban James Hetfield y Hugh Tanner, buscando un batería para sus Leather Charm, banda con la que hacían versiones de Diamond Head, Sweet Savage y Iron Maiden, asi que respondieron al anuncio, sin embargo la prueba a Lars en palabras de James fue un poco decepcionante:

"Cuando conocí a Lars era como el típico niño europeo apestoso, mi amigo y yo buscabamos un batería y le hicimos la prueba, pero tocó de manera muy pobre, así que le dijimos gracias pero no, gracias, ya te llamaremos."

Hay que joderse, que cinco meses después James recibió una llamada del apestoso chico europeo para decirle que había conseguido hacerse un hueco en una compilación llamada Metal Massacre, por lo que las cartas tornaron y ahora era Lars el que reclutaba a James a la guitarra, el cual tenía un incipiente imterés cariño por el danés. Lars buscaba nombres para la banda cuando su colega Ron Quintana barajeaba nombres para su revista jebiorra, Metalmania y Metallica eran los candidatos, sin embargo a Lars se le pusieron los dientes largos con Metallica y el resto es historia. Un nuevo anuncio en la Recycler fue necesario para completar la banda con un guitarra solista y... tachán!, Dave Mustaine entró en escena, y sin prueba previa consiguió el puesto sólo por el pedazo de equipo que gastaba.

Así, a comienzos de 1982 ya tenían listo su primer tema para meterlo en el Metal Massacre I, un "Hit the Lights" que era toda una patada en la boca al creciente interés yankee por la escena hardroquera, Metallica eran más sucios, rápidos y heavies que ninguna otra banda que hubiera pisado los States... y tal vez la tierra. Un decepcionante debut en directo no fue suficiente para truncar su ilusión, y el ruido que habían conseguido hacer moviendo "Hit the Lights" les llevó a telonear a los mismísimos Saxon durante dos noches en el mítico Whiskey-a-Go-Go de Los Angeles, sin embargo, estaban lejos de su potencial y se replantearon seriamente contratar a un vocalista, aunque parece que la cosa acabó por no cuajar y James se quedó al micro y la rítmica. Francamente, después de escuchar la versión primigenia del tema y la maqueta que lanzaron ese mismo verano, No Life 'till Leather, tampoco parecía que cantar fuera lo suyo.


Se ve que el hasta entonces bajista Ron McGovney no contribuía mucho al grupo y sólo seguía la corriente, por eso cuando Lars y James acudieron a un concierto de Trauma, se quedaron con los huevos en el suelo al ver actuar a un tal Cliff Burton, al que inmediatamente le ofrecieron un puesto en la banda, y a pesar de rechazar inicialmente la oferta acabó accediendo a cambio de que el grupo se trasladara a la Bay Area de San Francisco. 1983 fue el año de los cambios, se trasladaron a Nueva York y firmaron con Johnny Zazula una gira por la Costa Este que si salía bien les daría la oportunidad de grabar un disco, pero a los 10 días de estar allí la situación con Mustaine se había vuelto insoportable. Manda huevos que te echen de Metallica en 1983 por yonki y borracho, ya que los demás no eran unos angelitos precisamente, pero el carácter extremadamente violento de Mustaine lo consiguió. Asi que aquel año no sólo estrenaron bajista, un día recién levantado le dieron la patada a Dave Mustaine, empaquetándolo en un autobús de vuelta a casa, y aquella misma noche ya tenían en la puerta al reemplazo, un alumno de Satriani que les había impresionado desde que les teloneó con su banda Exodus... ¿Su nombre?... Kirk Hammet.

Metallica-1983-II
Así se fragua la ya formación clásica de Metallica, la que grabó este mítico Kill 'em All, un disco que inicialmente se llamaba "Metal Up Your Ass" pero ningún sello quería publicar, por lo que del cabreo de Burton ante tantas negativas les dedicó un "Kill 'em All" que acabó rebautizando el disco, y en esas Johnny Zazula tuvo que fundar su propio sello para poder publicar el disco, que con 17.000 copias vendidas en las dos primeras semanas y una gira por Estados Unidos junto a Raven, lanzó a Metallica a la cabeza de la emergente escena thrash.

Con el disco en las calles es de suponer la bofetada que tuvo que ser la remozada "Hit the Lights" para las orejas de los jebitrones de la época. Por supuesto que la producción es mejorable, pero para un disco debut a comienzos de los 80 es más que suficiente, y con el paso de los años ese sonido "guarrete" se ha hecho tan entrañable que, personalmente, yo no cambiaría nada. La suciedad y rapidez marcan esta auto-oda que se dedicaron, porque... pues porque ellos comían cadenas y meaban napalm, y ya está.

Qué decir de "The Four Horsemen", uno de mis temas favoritos del grupo, tema apocalíptico y despiadado, que a base de riffs rápidos, entrecortados y mucha mala leche anuncia el fin de los tiempos, reseñar que Mustaine se llevó el tema (que para eso era suyo) y lo publicó en el debut de Megadeth algo más acelerado y bajo su nombre original, "The Mechanix". Empieza algo machacón "Motorbreath", tema muy Motörhead para vivir rápido y todo eso, que nunca me pareció la panacea hasta que llega ese sólo endiablado que te pone el hipotálamo del revés, claro.


Ecléctica y juguetona se presenta "Jump in the Fire", que frente al derroche de velocidad y mala saña da un respiro al oyente a coste de grabarse a fuego con su hipnótico riff. El tema fue escrito por Mustaine a los 16 años para su primera banda, Panic, y a  la letra que orginalmente hablaba de sexo, tras la salida de éste se le dio un enfoque más perverso, reescribiendo unas letras en las que el diablo se muestra expectante mientras sus acólitos le hacen el trabajo sucio... So come on!!

Para mi el hueso del disco es "Anesthesia (Pulling Teeth)", que por muy bueno que fuera Burton (una cosa no quita la otra) servidor se duerme. qué le voy a hacer, aunque casi se agradece algo de tregua antes de someternos ante esos bombos infernales que abren "Whiplash", un tajo mortal de necesidad a la yugular con su riff endemoniado, todo un latigazo al cerebro que homenajea el headbanging en los conciertos y sin duda uno de los mejores temas del grupo:

Adrenaline starts to flow 
You’re thrashing all around 
Acting like a maniac 
Whiplash!


"Phantom Lord" es el nombre de una banda previa en la que estuvo Hetfield antes de Metallica, figuraba en la maqueta No life 'till Leather y fue co-escrita por Mustaine. En el tema nos cuenta como una bestia del metal va castigando espada en ristre al personal, latigazos, cuero y esos recursos tan "true" embadurnan un tema contundente y rápido, con más ramalazos Motörhead como viene siendo la tónica del disco, aunque ya experimentando con esos interludios lentos que tanto les caracterizaron después. "No Remorse" es un tema asesino, con su riff asesino y una base rítmica asesina, que lógicamente habla de asesinar y de la ausencia de remordimientos durante una batalla. El tema causó cierta controversia cuando Troy Albert Kunkle, un desequilibrado mental, mató a una persona en 1984 y en el momento de la detención cantaba aquello de:

No remorse, no repent
We don't care what it meant
Another day, another death
Another sorrow, another breath

No contento con ello, cuando le comunicaron su sentencia en el momento del juicio, el fulano seguía a lo suyo y volvió a tararear el estribillo del tema de marras. El vericto: pena de muerte por inyección letal. Al margen de que los desequilibrados mentales hagan cosas de desequilibrados mentales, lo cierto es que la parte central del tema muy cuerdos no nos deja.

- Tu-tiru, tu-tira, tu-tiruriruriraaaa... tata-tata chinonino tata-tata chinoniano... All Right! - Qué se le puede añadir a esto, no puede ser más repetitivo ni taladrante, ni más carismático ni efectivo, "Seek & Destroy" se convirtió en uno de los temas por antonomasia de Metallica por derecho propio. Un tema que habla del impulso de matar y según Lars Ulrich está basada en el tema "Dead Reckoning" de Diamond Head, lo cual sabiéndolo uno sí que se imagina/identifica ciertas similitudes. Y llega el momento del cierre con un homenaje a todos los fans del género, su particular "Metal Militia", que vuelve a retomar la senda rápida y sucia para dejar el punto de mira bien apuntado, el Thrash había llegado a la primera línea y estaba ahí para quedarse.

Kill 'em All, para algunos el paradigma primigenio del Thrash, para otros speed metal con tintes de heavy clásico, un disco polémico lleno de alabanzas y ninguneo a partes iguales que, polémicas a parte, impulsó un estilo marginal dándole una proyección que abriría las puertas al abanico de sonidos más duros.

Comentarios